¿Es obligatorio el casco en bicicleta?

A la hora de regular el uso del casco en bicicleta, se diferencia en función de la edad del ciclista y de la vía por la que se circule

MadridActualizado:

Con la llegada del verano y, para muchos, las vacaciones, la bicicleta se convierte en nuestro principal aliado. Pero en torno a este medio de transporte también surgen dudas, como ¿cuándo es obligatorio el uso del casco en bicicleta? La normativa es muy clara al respecto, así lo indican desde Pyramid Consulting, y la mayoría de los ciclistas habituales la conocen bien. De hecho, el uso del casco en bicicleta está incluido en el Reglamento General de Circulación.

A la hora de regular el uso del casco en bicicleta, se diferencia en función de la edad del ciclista y de la vía por la que se circule. Así, los adultos, a partir de los 16 años de edad, no están obligados a utilizar el casco cuando circulen en ciudad. No así cuando salgan del casco urbano, momento en el que estarán obligados a usarlo. Con respecto a los niños y adolescentes (hasta los 16 años), están obligados a utilizar el casco en bicicleta siempre, independientemente de que circulen por la ciudad o fuera de ella.

El uso del casco para los ciclistas es, así pues, obligatorio siempre que circulen fuera de la ciudad, independientemente de su edad. No obstante, como en todo, hay un excepción que confirma la regla. Y es que en caso de cuestas arriba muy pronunciadas y prolongadas, por causas médicas acreditadas mediante certificado médico o en condiciones extremas de calor, los ciclistas podrán prescindir del uso del casco.

Las multas por no utilizarlo debidamente

El casco es un elemento de seguridad, imprescindible en caso de accidente de un ciclista. Por eso, no utilizarlo en los casos en los que está regulado será castigado con una multa de 200 euros.

Igualmente, el casco debe estar en buenas condiciones. Así, debe ser uno homologado y certificado en la Unión Europea. Igualmente, no debe haber sobrepasado su fecha de caducidad, la cual suele aparecer en una etiqueta en el interior. Si, por cualquier motivo, el casco ha sufrido un golpe, ya no podrás usarlo. Y es que perderá capacidad de amortiguación.

Si te ponen una multa mientras circulas en bicicleta puedes enfrentarte a una sanción de hasta 200.000 euros. La forma de ahorrárselos es conocer bien la ley:

-Circular por la acera

Todos hemos visto alguna vez una bicicleta haciendo zigzag por la acera, esquivando peatones. No sólo es incómodo, sino que también es ilegal, a pesar de que es el modo que tienen los ciclistas de escapar de los vehículos a motor de la calzada. Pero es que las aceras son de uso exclusivo para los peatones. Tanto es así que la multa mínima en esos casos es de 60 euros, que podrían llegar a convertirse en 10.000 en caso de sufrir un choque con un peatón.

En las calles con prioridad peatonal, en cambio, sí pueden circular las bicicletas, pero los peatones tendrán prioridad, por lo que debes circular a velocidad moderada mientras vayas subido en la bicicleta. Además, si no fuese podible mantener la distancia de seguridad con los peatones de 1 metro, lo correcto es apearse e ir empujando la bicicleta.

Lo mismo ocurre en los pasos de peatón. Los ciclistas deben saber que si quieren cruzar un paso de peatones deben bajarse de la bicicleta y cruzar andando. Los conductores cuando llegan a un paso de peatones esperan que se acerque alguien a velocidad de peatón y no a velocidad de bici.

-Saltarse un semáforo

Los semáforos deben ser exactamente igual respetados por los ciclistas que por los vehículos a motor. Y es que si una bicicleta no lo respeta, podrá tener que pagar una multa de 200 euros (exactamente igual que un coche, aunque sin detracción de puntos).

-Bicicletas en sentido contrario

Una bicicleta tiene que cumplir las mismas normas que un vehículo a motor. Y eso a pesar de que muchos ciclistas no ven justa esta medida concreta, que afecta al sentido de la marcha. Pero si te ven las autoridades pedaleando en sentido contrario, la multa será de hasta 500 euros.

-Por la noche, elementos reflectantes

La iluminación adquiere especial importancia para los ciclistas. Y es que resultar invisibles a los vehículos puede tener consecuencias terribles. Por eso, la ley estipula que una bicicleta cuando haya poca luz debe ir dotada de una luz blanca en la parte delantera, una roja trasera, y el ciclista debe llevar chaleco reflectante. En caso de no hacerlo, los ciclistas pueden ser sancionados con una multa económica de 200 euros.

-Nada de auriculares en la bicicleta

Ir escuchando música mientras montas en bicicleta es peligroso. Te aísla y evita que te enteres de las señales acústicas. Teniendo en cuenta que en la bicicleta la visión de alrededor es más limitada que en los vehículos a motor, es importante mantener vivos el resto de sentidos. La multa en este caso es de 191 euros.

-Si bebes, no conduzcas

Si varios agentes te ven conducir de una manera un tanto extraña tu bicicleta pueden hacerte la famosa prueba de la alcoholemia. Y va a ser mejor que no te niegues, ya que está penado con 400 euros de sanción. Lo mejor del todo es que no bebas nada ya que si te paran y das positivo (para los ciclistas la tasa límite está en los 0,25) puedes preparar 500 euros para pagar la multa.

-No respetar un STOP

Si sueles moverte por tu ciudad y no respetas una de esas señales, los agentes de circulación correspondientes pueden multarte con 120 euros. Hay que tener especial cuidado con este tipo de intersecciones, ya que los ciclistas son especialmente vulnerables, y podrían ser víctimas de un accidente importante.

-Las acrobacias, mejor para los expertos

Ni caballitos, ni subir con la bicicleta a barandillas, ni nada parecido. Eso mejor dejarlo en manos de expertos, y en circuito cerrado. No sólo porque la multa puede alcanzar los 500 euros, sino también porque compartiendo calzada con coches, es mejor no arriesgarse a tener una caída.

-Las bicicletas en los espacios naturales reservados

Si te pillan con la bicicleta en según qué espacios naturales reservados a la naturaleza… date por fastidiado. Por ejemplo, en los parques naturales de la Comunidad Valencia está prohibido y sancionado económicamente el circular por sendas. ¿La multa? Entre los 3.000 y los 8.000 euros.