Vídeo: Coche eléctrico, gasolina, gas... ¿Cuál es más barato?

Las dificultades de repostar y recargar un coche eléctrico o de gas

Crecen las ventas de coches «eco» pese a que en numerosas ocasiones no resulta fácil encontar un punto de recarga o un surtidor adecuado

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Cada vez son más las posibilidades que tienen los consumidores españoles de acceder a un vehículo «eco», es decir, que se mueva con combustibles alternativos a la gasolina y el diésel, y que, por lo tanto, sea considerado «limpio». Pero una mayor oferta no se traduce en un incremento de las ventas, ya que gran parte de los posibles compradores aplazan su decisión por su incertidumbre, al no saber cuál de las alternativas les conviene.

Los coches eléctricos y de gas (gas natural o licuado del petróleo) han registrado un incremento en sus ventas en un 37% en el mes de abril, pero este porcentaje se traduce en un total de 12.149 unidades, incluyendo en esta cifra los vehículos híbridos.

Además de dicha incertidumbre derivada de las posibles restricciones a los vehículos de combustión, así como las diferentes normativas medioambientales como planes de calidad del aire y reglamentos de movilidad, según el Ayuntamiento o comunidad Autónoma donde nos encontremos, un problema añadido es el de contar con una red de distribución lo suficientemente amplia como para que no haya problemas de repostaje en todo el territorio nacional.

Todos los vehículos propulsados por energías alternativas, tanto el eléctrico, el Autogás y el gas natural, contribuyen notablemente a reducir las emisiones de CO2. Además, gracias a la reducción de las emisiones de NOx y partículas –que mejora la calidad del aire–, los vehículos Autogás están clasificados con etiqueta ECO en el caso del gas natural, y el GLP, y con la etiqueta CERO los eléctricos y eléctricos enchufables con autonomía eléctrica superior a los 40 kilómetros.

Quizás uno de los mayores problemas los encontremos a la hora de cargar un coche eléctrico. Si bien existen ya en toda España un elevado número de puntos de recarga, en la práctica, lo cierto es que a la hora de realizar un viaje hay que ser muy previsores y trazar bien la ruta a seguir, ya que tan solo existen en la actualidad 124 puntos de recarga rápida (de 50 kW de potencia) en los que poder cargar de electricidad un vehículo en poco más de media hora.

Por poner un ejemplo, si deseamos ir de Madrid a Galicia en un coche eléctrico, tan solo tendremos un primer punto de recarga rápido en Madrid, y otro en Valladolid. En Galicia no existe ninguno. Si el trayecto es de Madrid a Barcelona, tan solo en Zaragoza podremos parar a repostar en un tiempo «razonable». Otro de los inconvenientes es que los puntos de recarga pertenecen a diferentes operadores, por lo que se necesitarán otras tantas tarjetas o aplicaciones móviles para poder efectuar la operación de recarga. Segun todo esto, el coche eléctrico es una magnífica opción para una persona que realice recorridos urbanos, con un punto de carga en su domicilio o centro de trabajo, ya que sus emisiones a la hora de utilizarlo son nulas, y el precio por kilómetro es más rentable que el de un coche de combustión. Lamentablemente más del 75% de los vehículos en España «duermen» en la calle, y por ello no tienen acceso a un punto donde enchufarse y cargar sus baterías durante la noche.

Se pueden localizar los puntos de recarga para vehículo eléctrico de uso público en la página web de Electromaps.

El asunto no es mucho mejor para el GNC o gas natural. La Directiva europea « Clean Power for Transport (CPT)» sugiere que se establezca en España una red de estaciones de servicio de gas natural comprimido GNC cada 150 kilómetros y de gas natural licuado GNL cada 400. Pero la realidad es que actualmente tan solo existen en España un total de 63 estaciones de servicio que ofrecen GNC, y la mayor parte de ellas están situadas en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona. Este combustible se convierte, de esta manera, en una buena alternativa para quienes realicen la mayor parte de sus desplazamientos en los entornos más cercanos de estas instalaciones, aunque los vehículos de gas natural disponen de un doble depósito gracia al cual pueden recorrer España, eso si, utilizando gasolina. A lo largo de 2019 está previsto que se inauguren 40 nuevas «gasineras», con lo que la red de repostaje aumentará sensiblemente.

La red más extensa de repostaje actualmente es la de GLP, con un total de 620 estaciones de servicio con este combustible. También son el tipo de vehículos con combustibles alternativos que más han crecido en ventas en el primer trimestre de 2019.

Con crecimientos de consumo del 50% anual el Gas Licuado o Autogás es el carburante alternativo más utilizado en España, y también en Europa y en el Mundo, donde más de 25 millones de vehículos ya funcionan con este carburante. Para el año 2020 están previstas más de 1.000 estaciones de servicio con GLP Autogás, aunque su implantación dependerá también de la demanda existente en cada una de las ciudades o comunidades autónomas.

En la actualidad, las principales ciudades españolas cuentan por lo menos con un surtidor de GLP, pero comunidades autónomas como la de La Rioja tan solo tiene 4 surtidores, y en Extremadura apenas hay 9 estaciones de servicio con GLP para dar servicio a toda la región.

La Asociación Gasnam ofrece en su p´agina web el listado de las estaciones de servicio operativas en España y Portugal. Las «gasineras» de GLP están disponibles en el mapa interactivo de Autogas.

La autonomía es una de las ventajas de los vehículos propulsados por gas, tanto de aquellos que lo hacen por GLP como por gas natural. Al existir la posibilidad de instalar dos depósitos de combustible, uno para el gas y otro para gasolina, su autonomía es muy elevada, alcanzando los 1.100 kilómetros y permitiendo salir de núcleos urbanos con extrema facilidad. Como aspecto negativo, el depósito de gas suele ir situado en el maletero, en la zona donde habitualmente se coloca la rueda de repuesto. Esto implica que no se puede llevar una rueda «normal» para utilizarla en caso de pinchazo y en su lugar estos coches se dotan con un «kit anti pinchazos», o que el maletero ve reducida su capacidad total.

Los vehículos de gas, sumando GLP, GNC y GNL, alcanzaron en el cuatro mes del año un total de 3.077 unidades matriculadas, es decir, un 44% más que en el mismo mes del año 2018. En el acumulado del año la cifra llega hasta las 10.600 unidades, con un crecimiento del 79%.

Así las cosas, en los primeros cuatro meses del año se han matriculado en España más de 44.000 turismos electrificados, híbridos y de gas. Destacan especialmente los híbridos enchufables, que han triplicado sus entregas, sobre todo en el segmento de turismos. Este tipo de coches permiten circular en modo eléctrico una media de 50 kilómetros, lo suficiente como para realizar los trayectos urbanos del día a día, y al disponer de un motor de combustión (gasolina), también son viables a la hora de realizar un viaje de largo recorrido sin tener que estar pendientes de encontrar un punto de recarga. La Comunidad de Madrid acapara, según los datos facilitados por la Asociación de Fabricantes Anfac, la mitad de las matriculaciones de híbridos enchufables, con 6.524 entregas y un crecimiento en abril del 63%.

En el conjunto de España, la venta de híbridos enchufables ha disparado su crecimiento en el mes de abril, superando en el cuarto mes del año las 665 unidades matriculadas, es decir, un 141% más que en el mismo periodo del año pasado.