Dacia Duster: diésel Vs gasolina ¿cuál interesa más?

El modelo del grupo Renault se ha convertido en un superventas

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Sin hacer demasiado ruido, Dacia se ha convertido en una de las marcas más populares en españa, gracias sobre todo a su modelo Sandero, que lidera las ventas en nuestro país desde el año 2013. Su hermano mayor, el Duster, acumula en el primer semestre del año 2019 más de 9.500 unidades vendidas, lo que se traduce en que se trata de un vehículo apreciado por los conductores españoles.

Tras su último «restiling» a su estética campera ha sumado unos mejores acabados, con unas mecánicas sobradamente probadas, poco problemáticas en cuanto a averías, y unos consumos muy reducidos, manteniendo el atractivo de su precio, por debajo de sus principales rivales.

Como principales carencias se puede decir que, precisamente los plásticos empleados en sus terminaciones son duros, están pensados para el maltrato diario, y su equipamiento es sencillo y relativamente frugal. Aunque en el día a día como conductores no echaremos nada en falta.

En esta ocasión hemos querido enfrentar dos versiones del mismo coche, con motores diésel con tracción 4X4 y gasolina 4X2, para intentar descubrir si alguno de ellos se impone al otro por prestaciones, comportamiento y consumo.

En un principio hay que decir que un posible comprador no tiene por qué temer a la hora de comprar el modelo diésel, porque al igual que el de gasolina, tiene el distintivo C de color verde de la DGT. Por lo tanto, con ambos vehículos podremos acceder a las mismas zonas de bajas emisiones reguladas por los diferentes normativas municipales.

En cuanto a las terminaciones, tampoco existen diferencias entre una y otra mecánica, y será la decisión del comprador a la hora de contar con determinados elementos como el sistema de navegación y audio multimedia lo que puede marcar el precio final del coche.

En gasoil hemos realizado la prueba con el motor DCi de 115 CV y tracción 4X4. Un sistema que se adapta a la perfección gracia a su par motor. Así, con los neumáticos adecuados, podremos realizar una conducción por terrenos alejados del asfalto en los que en muchas ocasiones tan solo se atreven a adentrar los auténticos todoterreno con reductora. En este coche se ha notado mucho el trabajo realizado a la hora de aislar acústicamente el motor, y en ningún momento percibimos ni excesivo ruido no vibraciones. Puede que los 115 CV puedan parecer escasos sobre el papel, sobre doto teniendo en cuenta el sistema de tracción, pero en ningún momento nos ha parecido que el Duster se quedase corto de potencia, el cambio de marchas es correcto, y la media de consumo que logramos fue de 5l/100 km, ligeramente por encima de la media homologada de 4,7l/100km.

Tras el buen sabor de boca dejado por el motor diésel llegó el turno del gasolina. En este caso un TCe gasolina hemos realizado la prueba con el motor TCe de 130 CV. Hay que reconocer que los 15 CV de diferencia se notan, al igual que el peso inferior al tratarse de un tracción delantera. El coche acelera más y es incluso más silencioso. También supera a su «hermano» en velocidad máxima (191 km/h frente a 175 km/h), y en aceleración. Pero en este caso se ve lastrado por un consumo algo mayor, aunque igualmente pequeño. en nuestra prueba conseguimos una media de 6,3 l/100 km, prácticamente igualando su media de 6,1 l/100 km homologados.

Llegados a este punto, tan solo el precio final puede determinar la balanza a favor de uno u otro. El gasolina 130 con acabado Prestige tiene un precio de tarifa de 17.050 €, mientras que el diésel 115 Confort Blue sale por unos 18.300, con la tracción 4X4 incluida. Apenas 1.100 euros de diferencia, por lo que en este caso recomendaríamos la versión diesel con tracción total para quienes tengan pensado hacer más de 20.000 km al año, incluyendo en ese kilometraje tramos de tierra o nieve. Si el uso del coche va a ser inferior a esos 20.000 km, y fundamentalmente en ciudad, nuestra elección será el Duster de Gasolina. en cualquiera de los dos casos, se trata de una compra muy racional.