Cómo se usa el freno de mano de manera correcta

Los coches modernos cada vez recurren más a los frenos de accionamiento eléctrico por botón

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Cada vez son menos los coches nuevos que llegan al mercado con la clásica palanca para accionar el freno de mano, que ahora se sustituye por un botón de accionamiento eléctrico y semi automático. Ambos se pueden englobar bajo el nombre de «freno de estacionamiento». Afecta a las ruedas traseras del vehículo, y, de forma general, mediante un sistema de cables que se accionan al tirar de la palanca o al presionar el botón, activa los frenos e inmoviliza el vehículo.

Puede que no se preste demasiada atención a su funcionamiento y mantenimiento, pero es un elemento que tenemos que vigilar ya que con el tiempo el freno de estacionamiento puede perder su efectividad y no bloquear las ruedas correctamente.

Desde la Asociación de Talleres de Automoción, Asetra, explican que existen dos tipos de mecanismos: los que se accionan mediante un motor que tensa el cable y acciona el mecanismo de frenada en cada rueda, y los que incorporan un motor eléctrico en cada pinza de freno, que es el que se encarga de accionar un grupo de piñones en la pinza de cada rueda para bloquearla.

Los frenos de estacionamiento eléctricos dejan mayor espacio en el habitáculo pero también tienen más piezas y, por lo tanto, son más susceptibles de tener averías. Sin embargo, permiten funciones que no se podrían incorporar a los mecanismos manuales, como su accionamiento automático al quitar la llave del contacto.

Según los expertos de Autocasión, puede que esto suceda cuando los discos y pastillas están desgastados y el recorrido del mecanismo se hace tan grande que pierde eficacia. Hay coches en los que el freno de estacionamiento va a un tambor integrado dentro del disco de freno, en el buje. Aunque veamos las pastillas y del disco en buen estado puede estar mal el material de fricción de ese tambor interior.

Otra causa frecuente de este defecto es que se han estirado los cables del mecanismo del freno de mano o que se han soltado de sus anclajes. Conviene revisar su estado y tensarlos. A veces no es suficiente con el tensado y es necesario cambiar la funda y el cable del freno de mano.

Para usar el freno de mano de manera correcta basta con tirar de la palanca con un gesto rápido y seco. En ese momento aparecerá en el cuadro de instrumentos un testigo rojo con la letra P.

Es importante quitar el freno de mano antes de iniciar un recorrido. Se quita tirando nuevamente de la palanca hacia arriba, presionando el botón superior y a continuación desplazando la palanca hacia abajo.

Conducir con el freno de mano puesto provocará un fuerte olor a quemado debido al desgaste del embrague y de las zapatas o pastillas de freno.

En el caso del freno de estacionamiento eléctrico o de botón, permite determinadas funciones que no se pueden hacer con uno manual, como el accionamiento automático al quitar la llave del contacto. También es posible que el freno se desconecte automáticamente al iniciar la marcha. En cualquier caso conviene estar atentos a los indicativos del salpicadero y comprobar que se ha conectado o desconectado correctamente.

No se recomienda usar el freno de mano cuando fallen los frenos si se circula a altas velocidades, pues se podría provocar un grave accidente. Antes es necesario reducir la velocidad del coche utilizando el «freno motor» reduciendo progresivamente las marchas. Si tuvieras que usarlo en estas circunstancias, hazlo con mucho cuidado y sólo para detener el coche y solicitar una grúa.