Vídeo: Divulgación
Quantino

El coche impulsado por agua y sales demuestra su viabilidad tras recorrer 350.000 kilómetros

A diferencia de los eléctricos convencionales, que emplean baterías de iones de litio o pilas de combustible, utiliza la novedosa tecnología flowcell

S. M.
Actualizado:

Parecía ciencia ficción, pero el Quantino, el novedoso vehículo desarollado por nanoFlowcell, impulsado por agua y sales, ya ha recorrido más de 350.000 kilómetros. Así lo ha atestiguado la propia compañía liechtensteiniana en su página web, en la que destaca que únicamente se ha tenido que realizar un «mantenimiento normal» durante su larga travesía: cambio de frenos, neumáticos y poco más.

A diferencia de los eléctricos convencionales, que emplean baterías de iones de litio o pilas de combustible, utiliza la novedosa tecnología flowcell, de flujo, para impulsar cuatro motores eléctricos, que rinden 136CV en total. A diferencia de otros modelos eléctricos, que funcionan mediante alto voltaje, el Quantino lo hace con un sistema de 48 voltios de bajo voltaje, más parecido al de los carritos de golf eléctricos, que reduce los requisitos en materia de seguridad.

Más en detalle, equipa dos depósitos que suman 350 litros de electrolitos -un depósito de gasolina normal es de 40 ó 50 litros de capacidad-, una combinación de agua y sales metálicas, sintéticas y naturales, denominada bi-ION desarrollada por nanoFlowcell, que circulan a través de una membrana para producir energía. Evidentemente, no basta con recoger agua marina para alimentar el sistema, aunque la compañía asegura que la solución es "mediambientalmente sostenible".

Entre sus ventajas, destaca la facilidad de repostaje, similar al de los combustibles tradicionales. Según la empresa, basta un repostaje para recorrer hasta 1.000 kilómetros, con una media de consumo de entre 8 y 10 kWh a los 100 kilómetros. Así se ha comprobado durante una prueba en banco de 150.000 kilómetros, y otra en carretera de más de 200.000.

En todo ese período la compañía únicamente ha aplicado un puñado de actualizaciones de software, para mejorar la eficiencia del vehículo, presentado en 2016. Según nanoFlowcell el coste de todo el sistema apenas ronda los 600 euros, y su vida útil se sitúa en torno a las 50.000 horas.

Muchos son los que dudan de esta tecnología. No obstante nanoFlowcell asegura que en breve podría comenzar la comercialización de la tecnología. En mayo del año pasado recibió un pedido para fabricar 500 unidades del Quant 48VOLT (de mayor tamaño) y 25.000 del Quantino 48VOLT por parte de un grupo internacional de inversores, en una operación valorada en 3.100 millones de euros. El pedido incluye la construcción de una factoría de bi-ION, y supuso valorar el Quant en tres millones de euros y el Quantino en 65.000 euros.