Qué coche comprar: seis propietarios cuentan su experiencia con diésel, gasolina, híbrido, gas y eléctrico

La tradicional dicotomía diésel o gasolina, que se respondía en función de los kilómetros recorridos –más de 20.000 al año compensan el sobrecoste de adquisición de los vehículos de gasóleo, y de su mantenimiento– se ha enriquecido con una nueva oferta tecnológica

Actualizado:

La respuesta a la clásica pregunta «¿Qué coche me compro?» se ha complicado. La tradicional dicotomía diésel o gasolina, que se respondía en función de los kilómetros recorridos –más de 20.000 al año compensan el sobrecoste de adquisición de los vehículos de gasóleo, y de su mantenimiento– se ha enriquecido con una nueva oferta tecnológica.

Ahora el comprador puede optar por combustibles tradicionales, con o sin apoyo eléctrico, pero también híbridos, híbridos enchufables o eléctricos. Igualmente despuntan las ventas de coches bifuel, con un segundo depósito de gas, GLP o GNC. Las crecientes restricciones medioambientales han hecho que la etiqueta que pueda lucir sobre el parabrisas, un salvoconducto para poder acceder a las ciudades, se convierta en un factor clave para la compra, aunque el precio sigue siendo decisivo:

«Si financiamos la compra, lo recomendable es que el mantenimiento anual junto con la cuota mensual se mantenga por debajo del 20% de nuestros ingresos. Al contado, se recomienda que el importe de la compra no supere un año de salario incluyendo estos gastos», cuenta Ignacio García, analista de Autocasión. «Si no queremos sorpresas lo recomendable es un renting, que agrupa los gastos».

123456
  1. Gasolina o diésel: cuestión de números

    Las que hasta ahora eran las tecnologías dominantes -etiqueta medioambiental C- afrontan nueva competencia, pero aún ofrecen atractivos, especialmente a quién no suela entrar al centro de las grandes capitales, recorra muchos kilómetros al mes o no quiera ver dispararse el coste de adquirir un vehículo.

    GASOLINA. Son propulsores relativamente asequibles y cada vez más eficientes. Además son de manejo suave y progresivo, y muy divertidos, más según se incrementa su potencia.

    Diego Moreno - Opel Grandland X: «He sacrificado el consumo por la seguridad»

    Diego tiene su Opel desde septiembre. «Buscaba un coche grande, y al comparar precios me decidí por este porque me daban una buena oferta». Aunque con este modelo ha notado que los consumos son superiores al viejo diésel con 16 años que utilizaba «al final me compensa porque con este, que es de gasolina, he ganado en seguridad, prestaciones, y puedo entrar con él hasta mi casa en Madrid»

    DIÉSEL. No vive sus horas más populares, pero sigue imbatible para quién recorra más de 20.000 kilómetros al año, por su mayor eficiencia y, por ahora, menor coste por litro. Además, el mayor par de estos propulsores permite extraer mejor desempeño a los motores, para afrontar terrenos rotos o arrastrar pesos. Una ventaja más es la caída del precio de compra en los últimos meses.

    Eduardo de Rivas - BMW 118d: «La gente tiene miedo y ahora hay buenas ofertas para diésel. Es una buena idea si no piensas en un coche para muchos años»

    Eduardo adquirió su BMW en el mes de noviembre. «Yo tenía un diésel con algunos años y viendo como se estaban poniendo las cosas decidí intentar renovarlo ante el miedo de que un día no pudiese entrar en Madrid. Tenía dos opciones: cambiarlo ya o esperar, arriesgándome a que, si esperaba, quizás cuando tuviera la obligación de renovarlo no hubiera podido, así que decidí comprarlo. Miré opciones entre gasolina y diésel y, como ahora la gente tiene miedo, hay buenas ofertas en diésel. Como mi idea era la de comprar un coche para no muchos años, opté por el diésel».

  2. Híbrido: atractivo en ciudad y atascos

    La tecnología híbrida convencional, con etiqueta ECO, es especialmente eficiente en ciudad y en atascos, donde presumen de agilidad al salir desde parado y de confort y silencio de marcha. Aunque hay varias opciones –en función de si el motor de combustión propulsa el conjunto, funciona como generador para el eléctrico, o ambos–, todas permiten aprovechar la energía cinética o las frenadas, energía que de otra manera se desperdiciaría. No obstante, el peso extra del sistema hace que su elección sea menos interesante para quién haga abundantes kilómetros en carretera abierta

    Maribel Gordillo - Toyota Yaris: «Gasta muy poquito, pero me gustaría un eléctrico»

    Maribel Gordillo está a punto de cumplir dos años con su Toyota Yaris híbrido. Buscaba un coche medioambientalmente eficiente. «Me habría gustado un eléctrico, pero no había puntos de recarga y hacer un viaje largo sería complicado». A pesar de ello se confiesa «muy contenta». «Gasta poquito», destaca, aunque encuentra puntos de mejora, como que el modo eléctrico se activara automáticamente.

    Modelos híbridos a la venta

    Hyundai Ioniq Hybrid (23.390€), Kia Niro HEV (22.575€), Lexus CT200 (24.900€), UX (33.900€), RC (48.100€), IS (35.900€), NX (41.900€), RX (76.800€), LC (120.00€), LS (112.000€), Honda CR-V (32.800€), Toyota CH-R (27.000€), Prius (32.550€), RAV-4 (37.150€)

  3. GLP y GNC: Autonomía y economía de uso

    El uso de GLP y GNC permiten las menores emisiones en motores de combustión, y lucen la etiqueta ECO. Este tipo de vehículos utilizan dos depósitos. Uno para la gasolina y otro para el gas a presión. De este modo, si no se puede repostar gas, el vehículo funciona como un coche de gasolina «normal». Para su uso más eficiente, el posible comprador debería comprobar la disponibilidad de estaciones de servicio con gas en su entorno más cercano o en sus rutas habituales, ya que no todas las gasolineras lo dispensan. Utilizando gas se puede conseguir un ahorro del 50% respecto a la gasolina.

    Ramón Calderón - Seat León TGI: «Planificando los viajes se ahorra mucho»

    Tras dos años con un coche de GNC Ramón está convencido que esta es su mejor opción, tanto para el día a día como para sus viajes de fin de semana. «Si planificas bien las rutas, aunque solo hay unas 56 gasolineras en toda España, se puede cubrir todo el territorio nacional», asegura. Con el bajo consumo del vehículo y el precio del gas calcula que anualmente puede ahorrar unos 1.000 euros.

    Modelos de GLP y GNC

    Fiat Panda GLP (12.060€); Volkswagen High Up! GNC (14.940€); Dacia Sandero GLP(10.545€); Dacia Duster GLP (13.500€); Opel Corsa GLP (13.664€); Seat Ibiza TGI GNC (14.120€); SsangYong Tivoli GLP (15.750€); Audi A3 G-Tron (28.240€)

  4. Híbrido enchufable: Para la ciudad y realizar viajes

    Los híbridos enchufables combinan un motor de combustión con uno eléctrico, que se carga enchufándolo a la red. Esto permite una autonomía en modo eléctrico de unos 50 km de media, por lo que consiguen la etiqueta CERO emisiones. Son vehículos indicados para compradores que dispongan de una toma de corriente en su domicilio donde poder recargar la batería. De este modo se logran importantes ahorros en los recorridos diarios circulando en modo eléctrico. El motor de combustión permite viajes de largo recorrido sin tener que depender de la autonomía eléctrica.

    Gustavo Morido - Kia Optima Phev: «Me permite moverme a diario y hacer viajes largos»

    Gustavo hace una media de 80 kilómetros diarios, por lo que asegura que un híbrido enchufable se adapta a sus necesidades. «He pasado de gastar unos 260 euros al mes a tan solo 60, incluyendo la factura de la luz». A diario se mueve aprovechando el modo eléctrico, pero «al ser híbrido puedo hacer siete viajes al año de unos 600 km. En total el consumo medio es de 1,4l/100 km».

    Modelos híbridos enchufables

    Mitsubishi Outlander PHEV (36.000€); Hyundai Ioniq PHEV (30.625€); Kia Niro PHEV (30.885€); Mini Cuntryman PHEV (38.200€); BMW Serie 2 Active Tourer PHEV(38.200€); Mercedes-Benz Clase C PHEV (52.750€); Audi Q7 e-Tron PHEV (84.650€)

  5. Eléctrico: la alternativa de movilidad urbana

    En la práctica los coches 100% eléctricos son los únicos que no emiten gases nocivos. Aunque algunos ya superan los 450 km de autonomía, su uso más lógico es para recorridos urbanos, donde logran la máxima eficiencia. Aprovechando las tarifas de bajo coste de la electricidad recorrer 100 kilómetros en un coche eléctrico cuesta unos 1,30 €, mientras que en uno de gasolina 6,5 €. Pero dada la falta de puntos de carga públicos y que las tarifas son más caras, a día de hoy se hace imprescindible disponer de un garqaje con cargador en el domicilio.

    Raquel Castilla - Kia Soul EV: «Como no contamina conduces más contenta»

    Raquel hace una media de 80 km diarios con su Kia Soul eléctrico. Respecto al gasolina que tenía antes ha pasado de gastar 140 a 25 euros mensuales. «Lo mejor es la comodidad, la falta de ruidos y el ahorro de dinero». Reconoce que «un eléctrico te cambia hasta la forma de conducir y no te fijas tanto en la velocidad». Su única pega es «que hay que hacerle una revisión cada 15.000 kilómetros».

    Modelos eléctricos

    Citroën C-Zero (21.778€); Volkswagen e-Up (28.380€); smartEQ fortwo (24.295€); Renault Zoe (28.130€); Hyundai Kona (37.500€);Nissan Leaf (34.43€); BMW i3 (38.250€); Jaguar i-Pace (79.100€);Audi e-Tron (82.400€); Tesla Model 3 (56.000€)

  6. Mild Hybrid: motor tradicional con etiqueta ECO

    La microhibridación, hibridación ligera o «mild hybrid» es una garantía de futuro para los motores de combustión, tanto diésel como gasolina. El motor convencional trabaja en paralelo con una batería de 24 o de 48 voltios, que permite que éste se detenga cuando se viaja a velocidades constantes, durante la frenada o cuando el coche se detiene, y facilita que se reactive rápidamente cuando se necesita un esfuerzo «extra». También alimenta sistemas como el climatizador o la radio. Logra una mayor eficiencia que supone un ahorro de 0,3 a 0,7 litros a los cien kilómetros.

    Carlos Teixeira - Audi Q8: «Disfruto de bajos consumos y ayudo al medio ambiente»

    El Q8 y la tecnología Mild Hybrid han sido todo un descubrimiento para Teixeira, director general de Teva Pharma. Debido a los «problemas de movilidad actuales», este SUV le ha permitido «disfrutar de un vehículo de estas características, con todas sus ventajas y necesidades personales: un motor de optimas prestaciones, bajos consumos, y, además, me permite colaborar con el medio ambiente».

    Modelos Mild Hybrid

    Mazda 3 Skyactiv-G (20.715€); Suzuki Swift (16.170 euros); Hyundai Tucson (24.715€); Mercedes-Benz Clase C 200 (44.500 euros), CLS, E 350 (59.450€), E 53, S 450, S 500, AMG GT 53; Audi A6 (52.530€), A8 (97.460€), Q7 (68.180€); Range Rover Evoque (40.000€)