Prueba

Ford Focus Active Wagon: el perfecto «anti SUV»

Espacioso, confortable y de amplio maletero, supone una magnífica alternativa a los omnipresentes todocaminos gracias a sus buenas cualidades dinámicas

U. Mezcua
MadridActualizado:

Ford presentó a mediados del año pasado la cuarta generación de su exitoso compacto Focus. Lo hizo con una amplia oferta de carrocerías para todos los gustos, y gran variedad de acabados: de partida, Trend y Trend plus, además del tecnológico y equilibrado Titanium, el deportivo ST-Line, el crossover Active y el refinado Vignale. Todos ellos con dos carrocerías: 5 puertas y Wagon o familiar.

Si ya tuvimos ocasión de probar a fondo una unidad ST-Line con motor EcoBoost gasolina de 125CV - aquí nuestras impresiones- ahora ha tocado el turno de la versión Active en carrocería familiar Wagon, con motor diésel EcoBlue de 150CV y cambio automático de 8 velocidades.

Además de ser mucho más espaciosa, esta versión cuenta con ajustes propios en el chasis, los amortiguadores y los bujes delanteros y traseros. Su altura se ha elevado en 30 milímetros en la parte delantera, y en 34 en la zaga, lo que le permite afrontar con mayor agilidad pistas algo rotas o caminos.

A pesar de su estética, está disponible únicamente con tracción delantera, si bien los modos de conducción permiten sacar un partido extra. Así, además de los modos de conducción Normal, Sport y Eco equipados de serie en todos los modelos de Focus, el Focus Active añade un modo «resbaladizo», que actúa sobre el control de estabilidad y el de tracción en barro, nieve o hielo; y un modo «trail» para caminos de tierra.

Sus principal cualidad es el ya mencionado espacio: las plazas traseras son realmente confortables, y el maletero, de entre 608 hasta unos impresionantes 1.653 litros, permite acomodar grandes bultos con facilidad. Además, la boca de carga elevada evita tener que agacharse, y tampoco hay resaltos o hendiduras que dificulten el proceso de carga.

El motor, de su lado, resultó potente y eficiente, con consumos que fácilmente se sitúan por debajo de los 5,5 litros a los cien. Los 150CV mueven con agilidad al Focus Active, en combinación con la caja de cambios de mando giratorio y 8 velocidades -con levas en el volante-, que resulta muy ágil.

Algo que no puede decirse del sistema Star and Stop, cuya lentitud probablemente hará que el conductor prefiera llevarlo siempre quitado. Un inconveniente que, por otro lado, no debe restar excesivos puntos a un modelo por lo demás redondo.

Igualmente destacables son los numerosos sistemas de ayuda a la conducción, entre los que se incluye control de crucero activo y asistente activo de mantenimiento de carril. Todo ello con un precio de 23.365 euros.