abc.es vídeo: doncar.es

Los motoristas no son culpables en dos de cada tres accidentes

Las motos tipo scooter, las más comunes en las ciudades, son la que más accidentes registran

Actualizado:

Tras un «boom» en la venta de motocicletas, la crisis económica hizo que hasta hace tan solo unos meses se produjese un importante parón en las ventas de estos vehículos. Poco a poco vuelven a verse por nuestras carreteras, y, sobre todo, por las ciudades, donde los usuarios aprecian cada vez más la facilidad para sortear las dificultades del tráfico, y, sobre todo, para encontrar plaza de estacionamiento.

Entre las pegas de las motos y motocicletas, la vulnerabilidad de quienes las utilizan. El casco es el único elemento de protección, y, pese a que en muchas ocasiones los motoristas son acusados de «hacer lo que les da la gana», la realidad y las cifras demuestran que no son los culpables en dos de cada tres accidentes registrados.

Las motos tipo scooter son las más perjudicadas en los índices de siniestralidad. Las conducen mayoritariamente hombres de 35 a 45 años que se desplazan dentro de su municipio por motivos de trabajo. El mes con más accidente es mayo, y los percances ocurren con más frecuencia en días laborables, especialmente los viernes.

En vías de recuperación económica y recién llegado el verano, Daniel Hernández, responsable de Doncar.es, nos recuerda que lo más importante es que los conductores de vehículos de cuatro ruedas tengan más conciencia del daño que pueden provocar al conductor que va en moto. Lo más importante es concienciar, y en este sentido afirma que «en la carretera, en la ciudad, el conductor no tiene que ver una moto; tiene que ver una vida».

Como pautas a seguir por los conductores de coche, hay que tener en cuenta que las distancias de frenado en una moto y un coche son completamente diferentes, y por eso tenemos que respetar las distancias de seguridad, y no apurar cuando nos ponemos delante de una moto (por ejemplo, cuando la hemos adelantado), porque es posible que si lo hacemos con otro coche este pueda detenerse, pero si se lo hacemos a un motorista podemos estar poniendo en riesgo su vida».

Debemos recordar que los motoristas juntos con los peatones son los más débiles en el ámbito de la circulación, también son con los que tenemos que respetar las distancias de seguridad y«comprobar continuamente, mirando a nuestro alrededor, que no se encuentra un motorista y ningún peatón en el dichoso ángulo muerto de nuestro vehículo».

Pero los «moteros» también tienen que tener precauciones. La primera, por supuesto, respetar las normas de tráfico y no intentar «colarse» entre los coches si el espacio es demasiado reducido.

Pero, como nos recuerda Daniel Hernández, «debemos estar bien equipados para llevar una motocicleta ya que nuestro cuerpo en caso de caída o golpe es el que se va a llevar la mayor parte del impacto por lo que tenemos que tener chaqueta de motero, guantes, pantalones, botas y casco integral, esto como mínimo, pero podemos ampliar nuestra equipación».

Aun siendo verano este equipamiento no nos puede faltar a la hora de subirnos en una motocicleta, sabemos que es verano pero «es importante que seamos responsable y apreciemos nuestra seguridad ante todo».