Para compartir un décimo de la Lotería de Navidad es recomendable conocer las claves legales
Para compartir un décimo de la Lotería de Navidad es recomendable conocer las claves legales - RAFAEL CARMONA

Lotería de NavidadCómo compartir décimos para evitar estafas y enfados

Los boletos de la Lotería de Navidad son al portador; el premio lo cobra el que lo tiene en sus manos, pero existen métodos para repartir el dinero

Actualizado:

Se acerca el sorteo de la Lotería de Navidad, que presume ser la que más premios reparte del mundo. Con ella, llega la esperanza de un nuevo horizonte económico que permita vivir de una manera desahogada. «Tapar agujeros» es la frase que más se escucha el día del sorteo navideño. Para la totalidad de los participantes, existen dos maneras de jugar: solos o con un boleto compartido. Y es en este último modo especialmente donde pueden surgir ciertos problemas a la hora de cobrar el billete premiado.

Para evitar enfados innecesarios o estafas a la hora de compartir un décimo de la Lotería de Navidad, hay diferentes métodos para regularizarlo y reflejar fielmente dicho boleto. «Hacerlo legal no existe como tal. No hay una obligación legal para actuar en estos casos. Lo que sí hay son unas prevenciones para asegurarte de que, en caso de que resultara agraciado el número entre dos personas que lo comparten, no tengan problemas», explica Roberto Martínez, miembro del despacho Life Abogados, a ABC.

Lo que sí hay que tener claro es la tipología de propiedad que tiene un décimo de la Lotería de Navidad. En este caso, se trata de un título al portador, como indica Martínez: «Hay que partir de la base de que nos encontramos ante un título al portador, esto significa que quien lo tiene en su poder detenta el derecho que conlleve en caso de ser agraciado, sería el acreedor del premio. Eso obliga a tener una serie de cuidados». Por ello, hay diferentes maneras de probar que ese boleto es de más de una persona. «Las prevenciones lógicas serían dejar constancia por escrito la identificación del número, de las personas que lo comparten y del porcentaje de participación que tiene cada una de ellas». Fórmulas puede haber muchas: «La más habitual y sencilla es hacer una fotocopia completa del décimo por delante y por detrás donde se incluye y se identifique con la firma y con el DNI las personas que lo comparten y el porcentaje de ese décimo», describe el letrado.

Como vivimos en una era tecnológica, se han modernizado los mecanismos para hacer efectiva la repartición de un décimo. «En los últimos años he visto que se hace también a través del WhatsApp, por aquello de ser más rápida esa comunicación. Tal persona ha comprado tal número y juega tanto dinero. O incluso por correo electrónico, escaneando el décimo», expone Martínez. No son pocos los casos en los que el participante ha perdido el premio o se le ha deteriorado por algún motivo. También hay maneras de evitar enfadarse con uno mismo. «El hacerlo de este modo, en el sentido de fotografiar o documentar ese décimo permite que si el tenedor por alguna razón lo extravía, ha habido casos en los que estaba en un pantalón que va a parar a la lavadora y lo ha semidestruido, permitiría poder reclamar, en caso de tocar el premio, a Loterías y Apuestas del Estado», aclara el abogado.

En función de la cantidad con la que haya sido premiado el décimo de Lotería de Navidad, el quedarse con la retribución de un boleto compartido puede llegar a constituir un delito. «Si dos personas comparten un décimo que ha sido agraciado con un premio de un importe superior a 400 euros y han dejado constancia de ello y uno de ellos se quedase con el premio íntegramente, hablaríamos de un delito de apropiación indebida», argumenta Martínez. Si la modalidad de este delito fuese agravada, podría enfrentarse a una pena de entre 1 y 6 años de prisión y una multa de 6 a 12 meses. Definitivamente, no es una buena opción quedarse con un décimo compartido.