Las 10 claves del fracaso de Artur Mas
Artur Mas, en la presentación de su plan de gobierno 2013-2016 - INES BAUCELLS

Las 10 claves del fracaso de Artur Mas

La aventura soberanista de CiU ya no puede ocultar los problemas económicos y políticos del líder nacionalista

MARÍA JESÚS CAÑIZARES
Actualizado:

Crisis, paro, asfixia financiera, división en CiU sobre la consulta independentista, presión de ERC, rechazo de Europa... Los problemas crecen para el presidente catalán Artur Mas, que acaba de escenificar un nuevo rumbo gubernalmental que no convence a nadie. Aquí van las claves de su fracaso como presidente de la Generalitat:

1.Pacto con ERC: Los nacionalistas se entregaron hace seis meses a la formación liderada por Oriol Junqueras para dar estabilidad a su gobierno. Desde entonces, los republicanos marcan una agenda soberanista protagonizada por la consulta sobre el Estado propio de 2014. La imagen de radicalidad que, con ese seguidismo de ERC, da Artur Mas le resta credibilidad política, jurídica y económica.

2. División en CiU: Las peleas entre los dos socios de CiU, Unió y Convergència, se han recrudecido desde que Mas eligió a Esquerra como socios. El partido que preside Josep Duran i Lleida no tiene prisa por celebrar la consulta que, según exigen, debe ser pactada con el Gobierno español. Por contra, dirigentes convergentes afines a ERC reclaman que el referéndum se haga "sí o sí" y culpan a Duran de la debacle electoral.

3. Batacazo electoral: Las encuestas confirman la sangría de votos de CiU hacia ERC, de la que ha resultado ser una mala copia y que ganaría las elecciones autonómicas si hoy se celebraran. De ahí el llamamiento desesperado a que ERC entre en su Ejecutivo, algo que Junqueras rechaza.

4. Corrupción: La formación que lidera Artur Mas se ha visto erosionada por los casos de corrupción que afectan a CDC, como el caso de las ITV, en las que está implicado el ex secretario general de Convergència, Oriol Pujol; el expolio del Palau de la Música, donde se investiga la financiación irregular de CDC, o el espionaje que le ha costado el cargo a Xavier Martorell, director general de Prisiones.

5. Disolución de su núcleo duro: Apenas le quedan hombres de confianza a Artur Mas. Oriol Pujol está fuera de juego, David Madí hace tiempo que se fue a la empresa privada y Germà Gordó, actual consejero de Justicia, ha rechazado públicamente los planteamientos radicales de la consulta. Sólo le queda Francesc Homs, consejero de Presidencia y que, al igual que ERC, no rechaza la declaración unilateral de independencia.

6. Recortes y subvenciones identitarias: Los recortes que Artur Mas se ve obligado a aplicar debido al alto déficit catalán han pasado factura al líder de CiU, máxime cuando mantiene una faraónica administración, con embajadas en el extranjeros, 200 empresas públicas, consejos comarcales y subvenciones identitarias (lengua, empresas independentistas...).

7. Sin presupuesto: Cataluña es la única comunidad autónoma de España que no ha aprobado todavía su presupuesto de 2013 y ha prorrogado el de 2012. CiU permanece a la espera de que se flexibilice la cifra de déficit y ERC no quiere secundar unas cuentas recortadas. Pese a ello, ayer presentó un Plan de Gobierno 2013-2016 con 212 medidas ejecutivas y 65 medidas legislativas, aunque no dice ni lo que costará ni de dónde sacará el dinero para impulsarlas.

8. Paro y deuda: Cataluña arrastra una deuda de 50.000 millones de euros y tiene 900.000 empleados, es decir, casi un 25% de la población activa. Pero el Gobierno de CiU no ha abordado ni una reforma estructural que permita reducir estas cifras.

9. Lo de "España nos roba" no cuela: El Gobierno de CiU asegura que esta comunidad sufre un déficit fiscal de 16.500 millones de euros porque, según los nacionalistas, los catalanes pagan impuestos que no revierten en Cataluña. Más allá de la metodología utilizada, Artur Mas no puede ocultar las ayudas del Estado: los 9.000 millones de euros solicitados al Fondo de Liquidez Autonómico este año o que los ingresos de la Seguridad Social en Cataluña no alcanzan para pagar las pensiones.

10. Rechazo de la UE: Pese a los esfuerzos por hacer pedagogía soberanista en el exterior, Artur Mas no ha logrado ninguna complicidad. Sus viajes a Moscú y París fueron un fracaso. Y los mandatarios europeos han dicho por activa y por pasiva que salir de España implica salir de la UE.