Una bomba de la Guerra Civil ha estado colgando de un pino durante 75 años
Imagen facilitada por la Guardia Civil, con la bomba colgando del árbol
SOCIEDAD

Una bomba de la Guerra Civil ha estado colgando de un pino durante 75 años

Es una de las más de 100 que ha desactivado en Aragón la Guardia Civil en los seis últimos meses

Actualizado:

Una bomba de la Guerra Civil ha estado colgando de un pino durante al menos 75 años. Es uno de los 110 artefactos de aquel conflicto bélico que ha sido desactivado en Aragón en los seis últimos meses por los expertos de la Guardia Civil, a los que se les acumula el trabajo en suelo aragonés ante la gran cantidad de restos explosivos de la Guerra Civil que todavía quedan repartidos por numerosos términos municipales, especialmente en la provincia de Teruel.

Son terrenos que fueron líneas de frente y que tuvieron una especial actividad bélica. La curiosa bomba que colgaba del pino era una granada de montero, que mantenía intacta su poder mortífero. Un soldado la lanzó, pero le falló la punteriá y, en vez de hacer blanco, acabó colgada en el árbol. Y ahí siguió durante tres cuartos de siglo, hasta que ha sido retirada y desactivada por los técnicos en explosivos de la Guardia Civil.

En el primer semestre de este año, los técnicos en desactivación de explosivos (Tedax) de la Guardia Civil han neutralizado en Aragón un total de 110 artefactos explosivos de la Guerra Civil española. Son más del doble de los que desactivaron en el primer semestre de 2013.

La mayor parte (64) se encontraban en términos municipales de la provincia de Teruel. Otros 24 han sido localizados y desactivados en la provincia de Zaragoza, y 23 en la de Huesca.

Entre los artefactos neutralizados abundan los proyectiles de artillería. Un total de 58 han sido desactivados. Eran de diversos calibres. Desde proyectiles de 65 milímetros y 4 kilos de peso, a grandes proyectiles de 155 milímetros y 45 kilos.

También ha sido abundante la desactivación de granadas de mano, 28 en total en seis meses, 21 granadas de mortero y cuatro bombas de aviación.

Entre los artefactos de mayor tamaño y potencia destructiva que han sido desactivados en lo que va de año destaca una bomba de aviación, de fabricación italiana y 50 kilos, que durante más de 75 años permaneció sin estallar en el interior de una charca del término municipal de Salcedillo (Teruel).