Los Reyes y sus hijas, este jueves en el Real Club Náutico de Palma
Los Reyes y sus hijas, este jueves en el Real Club Náutico de Palma - GTRES

Los Reyes y sus hijas estrenan el verano entre barcos

El Rey embarcó en el «Aifos 500» y Doña Letizia recorrió durante una hora el Real Club Náutico con la Princesa Leonor y la Infanta Sofía

PALMA DE MALLORCAActualizado:

Primera imagen de la Familia Real en Mallorca este verano. Don Felipe y Doña Letizia han acudido en la mañana de este jueves con sus hijas, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía, al Real Club Náutico de Palma de Mallorca, donde el Rey ha embarcado en el velero «Aifos 500» para competir en la Copa del Rey Mapfre. Pero, antes de subir en el barco, los Reyes han querido saludar personalmente a la tripulación de un velero muy especial, el «Aldebarán». Todos los tripulantes de este barco tienen algún grado de discapacidad (entre ellos, hay un ciego y un sordociego) y, si han conseguido participar en la competición náutica más importante del Mediterráneo, ha sido por la intercesión del Rey. A él se dirigieron para pedírselo, y Don Felipe consideró que su ejemplo era importante para que personas con discapacidad se puedan incorporar a competiciones de primer nivel. A pesar de la dureza de esta regata y de que su barco no es el más competitivo, el «Aldebarán» va en el puesto 24 de 27 de su categoría.

Tras conversar con estos regatistas, la Reina y sus hijas acompañaron a Don Felipe a embarcar en el «Aifos 500», velero en el que subieron y pasaron a su interior, que está perfectamente equipado con cocina, baño, camarotes... Todo de diseño. Doña Letizia, la Princesa y la Infanta estuvieron conversando con la tripulación del «Aifos 500». Todos ellos son o han sido miembros de la Armada Española y, entre ellos, hay una mujer.

GTRES
GTRES

Cuando el barco del Rey se dispuso a hacerse a la mar, la Reina y sus hijas desembarcaron -Don Felipe les ofreció su brazo-, y la sorpresa fue que, en lugar de abandonar el Club, decidieron quedarse y recorrer tranquilamente sus instalaciones. Doña Letizia llevó a sus hijas hasta el muelle donde estaba atracado el «Aldebarán», el barco de los discapacitados, y siguió hablando con ellos y preguntándoles peculiaridades del velero. Justo en esa zona había unas cámaras grabando un documental y cuando se percataron de la presencia de la Reina y sus hijas, interrumpieron lo que estaban filmando y empezaron a enfocarlas. «Seguid, seguid» con el documental, les pidió Doña Letizia.

La Reina continuó con su recorrido y llevó a sus hijas hasta el puesto de los kiwis, un stand en el que ofrecen un aperitivo saludable. Las tres estuvieron hablando con los jóvenes que atienden el puesto, todos ellos estudiantes universitarios, y se estuvieron informando de las numerosas variedades de kiwi presentes en el mercado español, especialmente los amarillos, y las que pronto llegarán, que incluirán kiwis negros y rojos, entre otros.

GTRES
GTRES

Doña Letizia, la Princesa y la Infanta permanecieron una hora en el Real Club Náutico de Palma. Antes de abandonarlo, pasaron a la cafetería con la intención de tomar algún refresco, pero se encontraron con una amiga de la Reina y estuvieron conversando de pie con ella. Durante el recorrido, la Reina también se encontró con la regatista olímpica Natalia Vía-Dufresne, con la que estuvo charlando un buen rato. Esta regatista, que en otras Copas del Rey compitió con hombres y los ganó, en esta regata compite solo con mujeres en una clase nueva que es exclusivamente femenina, la Women’s Cup, con doce barcos inscritos.

Para su primera aparición del verano en Mallorca, la Reina escogió un veraniego vestido blanco y se calzó con unas alpargatas de cuña anudadas en el tobillo, mientras que la Princesa y la Infanta llevaban shorts con blusas a juego. Doña Letizia se despidió diciendo que pronto se la volvería a ver por allí.

Para el Rey, este ha sido su primer día de regatas. A la llegada al Real Club Náutico, donde fue recibido por su presidente, Javier Sanz, Don Felipe reconoció que tenía «muchas, muchas» ganas de regatear. El velero que pilota el Rey ha sido patroneado durante su ausencia por el almirante Jaime Rodríguez Toubes y, de momento, va en octavo lugar. Pero, gracias al nuevo reglamento de clasificación, que se estrena este año, aún tiene opciones de ganar la competición, que concluye el próximo sábado.