Juan Carlos y Sofía se casaron el 14 de mayo de 1962
Juan Carlos y Sofía se casaron el 14 de mayo de 1962

Juan Carlos I: el Rey que trajo la democracia

Rey de España desde el 22 de noviembre de 1975 hasta el 18 de junio de 2014

Actualizado:

Pocos niños han crecido con una misión tan grande: restaurar en España la Corona que habían ceñido sus antepasados desde tiempos remotos. Para que pudiera soportar las pesadas cargas de su destino, su padre, el Conde de Barcelona, se ocupó durante el exilio de forjar un carácter fuerte en Don Juan Carlos y, cuando éste apenas tenía diez años, le envió por primera vez a España. Alejado de su familia, la vida no fue fácil para este niño que creció en medio del enfrentamiento entre su padre y Franco y en un ambiente poco favorable a la Monarquía. Cuando cumplió 24 años contrajo matrimonio con la Princesa Sofía de Grecia, que trajo al mundo dos niñas y al deseado varón que heredaría algún día la Corona. Después de muchas dificultades, Franco dejó allanada, tras su muerte, la restauración de la Monarquía, pero hubo que pagar un doloroso precio: saltarse un escalón en la Dinastía. El 22 de noviembre de 1975 Don Juan Carlos fue proclamado Rey y España volvió a ser una Monarquía, tras un paréntesis de 44 años. A partir de ese momento, los hechos se produjeron a un ritmo frenético. El nuevo Rey devolvió la soberanía al pueblo tras casi cuatro décadas de dictadura, propició la reconciliación de los españoles tras la Guerra Civil, paró un golpe militar, impulsó el regreso de España a Europa tras siglos de aislamiento y se convirtió en el primer Monarca español que pisó América.

1975: portada de ABC del día en Juan Carlos fue proclamado Rey de todos los españoles. La ceremonía fue el 22 de noviembre de 1975.
1975: portada de ABC del día en Juan Carlos fue proclamado Rey de todos los españoles. La ceremonía fue el 22 de noviembre de 1975.

Su reinado se convirtió en la etapa de paz, libertad, prosperidad y convivencia más larga de la historia de España, ensombrecida siempre por el azote implacable de ETA, que cometió más asesinatos durante la democracia que durante el franquismo porque trataba de destruir el sistema que la dejaba sin razones para seguir existiendo. Los últimos años del reinado no fueron fáciles. Estalló una grave y larga crisis económica que disparó el paro y el malestar social. El yerno del Rey, Iñaki Urdangarin, fue juzgado –y después condenado a prisión– por utilizar su relación familiar para enriquecerse. El propio Don Juan Carlos provocó un reproche generalizado tras realizar, en el peor momento de la crisis, un inoportuno viaje privado a Botsuana, mal acompañado, en el que se cayó y se rompió la cadera. Distintas lesiones obligaron al Rey a pasar varias veces por quirófano. El bipartidismo que imperó durante los 39 años de su reinado llegó a su fin y Don Juan Carlos decidió abdicar en su hijo, Don Felipe.

En un mensaje por televisión, cuya grabación hubo que repetir porque la emoción le impidió seguir hablando, Don Juan Carlos afirmó: «Quiero lo mejor para España, a la que he dedicado mi vida entera». Y terminó su reinado con las mismas palabras que lo empezó: «He querido ser Rey de todos los españoles».