Franco, en el denominado desfile de la victoria celebrado en Madrid el 19 de mayo de 1939
Franco, en el denominado desfile de la victoria celebrado en Madrid el 19 de mayo de 1939 - ABC

Franco: cuarenta años inamovible en el mando

Jefe de Estado en España entre 1939 y 1975

Joaquín Bardavío
Actualizado:

Ferrolano de 1892, a los 15 años entró en la Academia Militar de Infantería de Toledo y a los 17 recibió el despacho de segundo teniente. Tras un breve destino en Ferrol fue enviado a Marruecos en febrero de 1912. Destacó en el mando de sus hombres y a los 22 años era ya capitán de una compañía que, en junio de 1916, asaltó una posición enemiga en El Buitz. Fue abatido de un tiro en el estómago y dado por moribundo. Salvaron su vida y por su valor extremo fue ascendido a comandante. Destinado a Oviedo, conocería a Carmen Polo, con quien casaría años más tarde. Al crearse el Tercio de Extranjeros (luego se llamaría la Legión) su jefe Millán Astray le llamó para mandar la I Bandera. En 1923, ascendido a teniente coronel ocupó la jefatura del Tercio, Alfonso XIII le nombra gentilhombre de Cámara y se casa en Oviedo. En 1925 asciende a coronel. Franco destacó en las últimas operaciones de pacificación de Marruecos y en 1926 Alfonso XIII intervino para su ascenso a general de Brigada y nació Carmen, su única hija.

En abril de 1939 acababa la Guerra Civil, que se cobró más de 150.000 víctimas mortales de ambos bandos, y Franco asumía la jefatura del Estado.
En abril de 1939 acababa la Guerra Civil, que se cobró más de 150.000 víctimas mortales de ambos bandos, y Franco asumía la jefatura del Estado.

En 1928 fue director de la Academia General Militar de Zaragoza y pronto va encajando diversos destinos hasta que en 1934 ascendió a general de División y dirigió las operaciones para reprimir la revolución minera de Asturias. Después fue jefe del Estado Mayor Central del Ejército hasta que el Gobierno del Frente Popular lo envió como comandante general a Canarias. Se sublevó el 18 de julio de 1936 y sería nombrado por la Junta de Defensa Nacional rebelde Generalísimo de los Ejércitos y jefe del Gobierno del nuevo Estado. Ganó la Guerra Civil con ayuda de Alemania e Italia frente a la República, que tenía la ayuda de Rusia.

Franco se dotó de una especie de Constitución con siete Leyes Fundamentales que definieron un Estado con elementos falangistas, cristiano-eclesiales, monárquico-conservadores, y tradicionalistas que se plasmó en una «democracia orgánica» basada sobre la familia, el municipio y el sindicato. El Generalísimo gobernó desde el principio con ministros procedentes de diversas ideologías y con técnicos con un denominador común franquista. Su política exterior se basó en los apoyos de la Iglesia en países europeos con partidos democristianos y en los Estados Unidos. Y se desplegó una diplomacia en Iberoamérica y el mundo árabe. En lo económico, el Gobierno de 1957, de perfil técnico, pasó de la autarquía a la economía de mercado lo que permitirá en los años sesenta la «seatización» de los españoles con la elevación de su nivel de vida. En 1975 muere y España es la octava potencia industrial del mundo. En lo político, comenzaba una nueva y saludable era.