El cierre de Norwegian en Canarias tras el aumento del SMI se convierte en conflicto laboral

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

El cierre de bases de Norwegian en Canarias, que ha coincidido con el aumento del salario mínimo interprofesional por el Gobierno y con sus problemas de tesorería desde este 2019, ha iniciado un nuevo proceso que puede acabar con conflicto laboral.

Esta semana, representantes de USO y Sepla se han reunido con la Comisión de Empleo del Grupo Parlamentario Socialista, la cual se ha comprometido a contactar y «presionar a la empresa para que se ajuste a la legalidad española», dijo el secretario general de la Sección Sindical Estatal de USO en Norwegian, Ernesto Iglesias, en un comunicado.

La central anunció este jueves que Norwegian ultima «la apertura del procedimiento colectivo» que afecta a los empleados de la empresa en Canarias y Baleares.

Este jueves, Norwegian ha firmado acuerdos con Boeing y Airbus para posponer la entrega de un total de 16 aviones a la flota de la aerolínea noruega, a través de su filial Arctic Aviation Assets, con los que la compañía de bajo coste espera reducir los compromisos de gastos de capital relacionados con los pagos previos a su entrega.

USO afirma que la aerolínea no habría previsto enrtegar memoria obligatoria alguna para justificar el cierre de bases «e iniciar las negociaciones con los trabajadores», explicó Iglesias.

La compañçía dio de plazo a tripulantes de las bases de Canarias y Baleares para acogerse «a un traslado voluntario que le ahorre a Norwegian costes de indemnización». Por ello, es normal que «pensemos que la compañía está obrando de mala fe».

Afirmó que Norwegian «está siguiendo la estela de Ryanair, la de las compañías que deciden operar en nuestro país y aprovecharse de las millonarias ganancias en nuestras bases por su potencial turístico, pero implantando un colonialismo laboral en el que se están encontrando con la manga ancha del Gobierno para conducirse sin cumplir con la legislación española», dijo Iglesias.

El representante de USO lamentó que la compañía noruega de bajo coste «esté utilizando las mismas argucias que Ryanair, amedrentando a los trabajadores de forma individual con la excusa de que un traslado voluntario los salva del despido».