Julio Anguita junto a Pablo Iglesias en una imagen reciente
Julio Anguita junto a Pablo Iglesias en una imagen reciente

El «sorpasso» al PSOE, un deseo histórico de la extrema izquierda

Julio Anguita introdujo en España un término que englobaba su mayor anhelo: superar a los socialistas, y sabe que ahora es el momento

MadridActualizado:

El resultado electoral del PSOE el 20-D y los datos de las encuestas apuntan a un posible «sorpasso» por parte de Podemos ( si concurre a los comicios junto a IU) a los socialistas. De producirse, Pablo Iglesias habría conseguido lo que tanto buscó Julio Anguita, y desde hace tantos años. El político andaluz popularizó el término, de origen italiano, para referirse al adelantamiento que Izquierda Unida pretendía dar en las elecciones de 1996 al PSOE. Y consiguió su mejor resultado histórico (21 escaños pero muy lejos de los 141 socialistas).

En un momento en el que las negociaciones apuntan a que la coalición Podemos-Izquierda Unida llegará a buen término, el sueño de Anguita parece cumplirse. Y las encuestas lo refuerzan. El histórico dirigente siempre quiso arrebatar votos a los socialistas, a los que consideraba sus enemigos y contra los que hizo «pinza» uniéndose en determinadas votaciones incluso al Partido Popular de José María Aznar. A pesar de su distancia ideológica, ambos tenían un objetivo común: hacer daño a los socialistas de Felipe González, apunta la periodista Curri Valenzuela.

Ahora, con dos actores a los que considera casi como sus hijos políticos, ve cumplirse ese sueño de que la izquierda esté al fin unida. Pablo Iglesias y Alberto Garzón encarnan su anhelo, y Anguita se ha convertido en el intermediario ideal entre dos fuerzas que aglutienen esa «verdadera izquierda» que hasta este momento no está bien representada (porque, en su opinión, tiene que abarcar a más sectores que los que abarca el PSOE). No va a haber otro momento tan ideal para un «sarpasso» como el actual.

José María Aznar y Julio Anguita protagonizaron la «pinza» al PSOE los últimos años de Felipe González
José María Aznar y Julio Anguita protagonizaron la «pinza» al PSOE los últimos años de Felipe González - JAIME GARCÍA

Los de Izquierda Unida, sabiéndose ninguneados por los socialistas (el último feo, protagonizado en Andalucía por Susana Díaz), ni pueden ni quieren relacionarse con ellos. Pero tampoco pueden aceptar un pacto de «absorción» como el que pretendía Iglesias para las pasadas elecciones y que terminó con la ruptura de las negociaciones. Ahora el momento es otro y el acuerdo también lo será, porque como señala Valenzuela, esta es «la primera vez en la democracia que el PSOE está tan débil».

Para la periodista, sin embargo, es muy difícil este adelantamiento «porque España no es un país de izquierdas sino de centro-izquierda. No hay una población que la respalde». En este sentido, señala que de producirse la superación, será porque es un fracaso socialista agravado por su división interna y crisis de liderazgo y «no el éxito de la extrema izquierda».

El precedente italiano

Pero no fue Anguita quien inventó la palabra ni su significado. En la otra orilla del Mediterráneo, en Italia, durante la segunda mitad del siglo XX se eludía así a una hipotética victora del Partido Comunista sobre la Democracia Cristiana. Al igual que en España, este «sorpasso» nunca llegó.

Por otra parte, la Fondeu recomienda utilizar 'adelantamiento' y 'superación' en lugar del italianismo. El término, de acuerdo con el diccionario Clave, se refiere al fenómeno por el que, «en unas elecciones, un grupo político supera sobradamente a otro». Por ello, se usa actualmente para informar de un partido cercano en ámbito ideológico que adelanta a su principal competidor. «En cualquier caso, si se opta por el extranjerismo sorpasso, con tres eses, lo apropiado es escribirlo como un extranjerismo crudo, es decir, en cursiva o, si no se dispone de este tipo de letra, entre comillas», añaden desde la fundación.