El presidente del Gobierno y líder del PP, Mariano Rajoy, se dirige a los miembres de las Nuevas Generaciones (NNGG) ,durante la segunda jornada del XVIII Congreso nacional del partido que se celebra este fin de semana en la Caja Mágica - EFE

Rajoy confía en que la corrupción «pase a ser historia» en el PP

El presidente levanta expectación sobre su nuevo equipo, que anunciará esta tarde: «Hay que estar atentos»

MadridActualizado:

El presidente del Gobierno y líder del PP, Mariano Rajoy, ha confiado en que los casos de corrupción que han afectado al PP acaben «pasando a la historia», «la parte mala de la historia» de su partido y ha asegurado que su Ejecutivo seguirá pactando aquellas medidas anticorrupción con el resto de grupos políticos en España, eso sí, siempre que sean «razonables».

Rajoy ha avalado así el discurso de ayer de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, que reconoció que el fenómeno de la corrupción les hizo «mucho daño» y admitió que no siempre tuvieron una ágil respuesta. «Es muy positio reconocerlo», ha dicho, confirmando la intención del partido de hacer catarsis colectiva en este congreso y pasar página, tras años acorralados por los casos judiciales.

Preguntado por la primera sentencia judicial sobre el caso Gürtel, ha señalado que «siempre» le parece bien lo que digan los tribunales».

El futuro de Cospedal

Rajoy ha levantado también ciertas expectativas al asegurar que «hay que estar atentos» a los cambios que pueda introducir en su nueva ejecutiva, que anunciará esta tarde dirigiéndose al plenario. La gran incógnita es si mantendrá a la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, como su «número dos» al frente del PP.

El vicesecretario de Organización y Electoral, Fernando Martínez-Maíllo, que está llamado a salir reforzado en su papel orgánico dentro de Génova, ha quitado hierro a la ajustada votación de anoche en la ponencia de estatutos sobre la enmienda que pedía no acumular cargos. La propuesta, que atañía directamente a Cospedal, por ocupar la secretaría general, la presidencia del PP en Castilla-La Mancha y el ministerio de Defensa, se tumbó por apenas 25 otos de diferencia.

La votación hubo de repetirse tras un primer recuento que fue discutido por algunos compromisarios. Apenas se quedaron unos 600 de los 3.128 inscritos en la comisión de estatutos.

Maíllo le restó hierro: «Así que hay que vivir la democracia con normalidad y acostumbrarse a que a veces también por 25 votos se consigue un resultado». Y rechazó que se tratara de una enmienda «antiCospedal». «No se está poniendo en cuestión a ninguna persona ni nada por el estilo», ha dicho esta mañana.