La candidata Conha Andreu junto a Pedro Sánchez
La candidata Conha Andreu junto a Pedro Sánchez - EP

El PSOE de La Rioja «patinó» con el euskera por agradar a Sánchez

Los socialistas riojanos defienden a capa y espada cualquier propuesta de Moncloa

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Si hay una premisa clara en política es que hay que hacer caso al jefe. Y en el PSOE de La Rioja se lo tomaron al pie de la letra. Así se explica el lío en el que los socialistas riojanos se metieron con su propuesta de equiparar el castellano y el euskera a nivel cultural e histórico en el nuevo Estatuto de Autonomía. Al incluir hasta tres menciones al vascuence en sus enmiendas sobre el nuevo texto normativo, el PSOE riojano procuró apuntarse un tanto con el jefe, Pedro Sánchez, inmerso en una estrategia de concesión de competencias a las autonomías tras el desafío soberanista en Cataluña.

«El gallego, euskera y catalán son idiomas de los que nos sentimos muy orgullosos en una España plurilingüe, plurinacional y pluricultural», publicó el presidente del Gobierno en Twitter un 14 de abril de 2017 y en La Rioja tomaron buena nota. Unos meses más tarde, el 7 de julio de ese año, la portavoz parlamentaria, Concha Andreu, propuso lo siguiente al resto de diputados autonómicos: «¿Qué mejor que organizar un proyecto plurilingüe desde la pluralidad política».

La idea no sólo no se le fue de la cabeza, sino que germinó meses después. Andreu, en el discurso que el pasado fin de semana, nada más ser nombrada por el propio Sánchez como candidata a la Presidencia autonómica, avanzó ante los suyos que quería convertir a La Rioja en «tierra de convivencia lingüística». Sus palabras tuvieron lugar apenas cuatro días después de que el grupo parlamentario del PSOE en el Senado registraran una enmienda -alineándose con Podemos- en la que abogaban por incluir de manera opcional en el currículum educativo de la ESO y Bachillerato el estudio básico de una «segunda lengua española».

Volantazo

Una vez que ABC destapó la noticia, el debate se abrió en La Rioja –tanto a nivel social como político– y rápidamente, los distintos grupos políticos censuraron la propuesta del PSOE. En el PP, que ostenta el Gobierno regional, fueron los más críticos. «No daba crédito cuando vi las enmiendas», reconoce Jesús Ángel Garrido, portavoz de los populares en el parlamento de La Rioja quien es buen conocedor del trabajo que allí realizaba desde hace meses en un grupo de trabajo –con representación de todos los partidos– encargado de avanzar en la reforma del Estatuto.

Esta ponencia de trabajo surgió por la insistencia de Ciudadanos en aras de la regeneración democrática y, según el portavoz popular, no se realizó ninguna consideración a la hora de equiparar en términos de «acervo histórico y cultural» el euskera con el castellano. «Para nada se habló del euskera», repite Garrido, quien expone que los socialistas «no midieron» al redactar las polémicas enmiendas, aunque valora la rectificación del PSOE que, tres días después de que estallara el escándalo, confirmó la retirada de las alusiones al euskera por medio de su secretario general en la región, Francisco Ocón.

Este diario ha intentando conseguir, sin éxito, una explicación de Concha Andreu, impulsora de la alusión euskérica y candidata del PSOE en La Rioja. Allí, por cierto, las relaciones con Sánchez, al margen de este «patinazo» con el euskera, siempre han sido estrechas. En la primera etapa del actual Presidente como secretario general, el líder de los socialista riojanos, César Luena, fue su mano derecha. Ya en la segunda etapa de Sánchez, Ocón consiguió la Secretaría General en La Rioja con la vitola de «candidato oficialista» después de ser el secretario de Organización del propio Luena, una vez este cayó en desgracia tras apoyar a Patxi López en ls primarias y abandonar a Sánchez.