La reforma del Código Penal, defensores y detractores
El ministro Gallardón ha hecho una apuesta fuerte por la reforma del Código Penal - ignacio gil

La reforma del Código Penal, defensores y detractores

Las novedades anunciadas por el ministro de Justicia no dejan indiferente a nadie ya sea entre expertos o en la barra de bar

Actualizado:

Desde la llegada de Alberto Ruiz Gallardón al Ministerio de Justicia se presentó con el objetivo de cambiar y reformar el Código Penal e, incluso, avanzó términos como el de «Prisión permanente revisable». El pasado día 14 de septiembre, dichos cambios fueron anunciados en el Consejo de Ministros.

Pero como toda modificación del sistema penal, provoca multitud de debates en bares y lugares de trabajo. Algunos temas como el de Ruth y José o el de Mariluz así lo muestran.

Pero no solo entre la gente de a pie. Los expertos en derecho penal también se dividen entre los partidarios y los detractores del endurecimiento de Código Penal propuesto por Gallardón.

Algunas datos son necesarios para contextualizar el estado del sistema penal de nuestro país. En primer lugar, y lo más remarcable, es que las tasas de criminalidad decrecen año tras año, según cifras del CGPJ.

La población en las cárceles españolas ha crecido un 400% en 30 años

Por el contrario, la población en las cárceles está creciendo de manera continuada. Desde 1980, si la población del país ha crecido un 22%, la de las cárceles en nuestro territorio lo ha hecho en un 400%. Contamos en España con una de las poblaciones reclusas más altas de nuestro entorno.

Esta diferencia entre unas y otras cifras son las que llevan a algunos a pensar que el sistema judicial español tiene una tendencia exagerada hacia las condenas penitenciarias.

Así lo cree Concepción Sáez, de la plataforma «Otro derecho penal es posible». Sáez recuerda que existen en el C.P. otras alternativas que la condena de cárcel. Sin embargo, advierte que las sucesivas reformas que ha sufrido el código «han significado, en la práctica, limitaciones y trabas para su concesión».

La prisión permanente revisable

Pero sin duda, la medida estrella, y la que más debate levanta, es la de la prisión permanente revisable. Tanto expertos, como ciudadanos de la calle se dividen entre los favorables y los detractores.

Varias asociaciones se posicionan de lado del nuevo cambio del C.P., entre ellas, la Asociación Profesional de la Magistratura, la mayor agrupación de jueces de España.

Pablo Llarena Conde, portavoz de la APM y presidente de la Audiencia de Barcelona, opina que esta reforma da más «rigor en la sanción de las conductas».

La APM defiende que dará más rigor al CP

Llarena Conde añade que la inconstitucionalidad de la prisión permanente revisable se salva en este último punto, la revisabilidad. Sin embargo, añade que se debe concretar muy bien las circunstancias para que pueda ser revisada.

En su opinión personal, es una adaptación a lo «recogido en los ordenamientos jurídicos europeos».

Julio Muerza Esparza, experto en derecho procesal de la Universidad de Navarra (UNAV) también opina que el Estado debería restringir las razones y la revisabilidad de estas condenas para que se amolden a la Constitución Española.

Algunas de las asociaciones de amigos y familiares de víctimas de delitos que han causado impacto social también se han mostrado favorables a la reforma propuesta por el ministro.

Sin embargo, Sáez, de la plataforma «Otro derecho penal es posible», se muestra contraria a la reforma. Consideran que «nuestro sistema penal es mejorable pero no en el sentido que ahora se nos propone».

Además recuerda que estudios dicen que los daños físicos y psicológicos de un reo tras más de 20 años son prácticamente irreversibles. Sáez añade que «quienes no han tenido la desgracia de tener relación alguna con el sistema carcelario desconocen su significado real y cotidiano».

«En términos ciminológicos es absolutamente innecesaria»

Jorge Sobral Fernández, catedrático de la USC y miembro de la Sociedad Española de Psicología Jurídica y Forense, va aún más allá y comenta que «la "prisión permanente revisable" tal vez sea eficaz en términos políticos, pero en términos criminológicos es absolutamente innecesaria».

Además, añade que «esos crímenes terribles a los que se aplicaría ya pueden ser penados hoy en día con 40 años de cárcel y esto en la inmensa mayor parte de los casos, teniendo en cuenta las edades de los autores, eso equivale ya a una "cadena perpetua o casi"».

Motivación de la reforma

Una de las cuestiones que se plantean es si este endurecimiento viene causado por ciertos casos concretos o, por el contrario, porque son necesarios.

Llarena Conde cree que el legislador debe conocer la opinión pública pero deberá saber trabajar sin estar condicionado. Sin embargo, Concepción Sáez critica que se cambia el Código Penal, a «golpe de telediario».

En 15 años ha habido 30 modificaciones

En cualquiera de los casos, recuerda el profesor Muerza que estos cambios no se aplicarían a estos sucesos que han podido motivar la modificación.

En lo que sí coinciden los expertos es que el Código Penal se cambia demasiado, y se debería de tener unas leyes con el sentido de continuidad y permanencia y no ser cambiados con el gobierno o el caso de turno. Sáez destaca que en los últimos 15 años, el CP va ya por la treintena de reformas.

En definitiva, las reformas del CP siempre dividen y crean debate, por pequeño que sea el cambio. Conocer todas las corrientes y los datos ayudan a una mejor aproximación del tema.