Pedro Sánchez junto a su mujer, Begoña Gómez, durante sus vacaciones familiares en Ibiza
Pedro Sánchez junto a su mujer, Begoña Gómez, durante sus vacaciones familiares en Ibiza

Pedro Sánchez, dos meses de verano: 11 días «laborables»

Ibiza es solo el último destino de Pedro Sánchez, que ya ha pasado por Mojácar, Vera o el Valle de Arán

Madrid/Palma de MallorcaActualizado:

La agenda pública del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, lleva dos meses siendo casi un erial. En 58 días trascurridos desde que se repitieran las elecciones, Sánchez solo ha participado en once citas políticas públicas, incluyendo las reuniones de la Ejecutiva de su partido o la comparecencia en Ibiza frente a la tienda de Pachá, según consta en la web del PSOE. Lo que no figuran son las escapadas estivales que el líder ha compaginado mientras en Madrid siguen las negociaciones para lograr un gobierno.

La estrategia era desaparecer del «foco informativo», decían desde Ferraz. Pero esta estrategia se fue a Mojácar (Almería) el primer fin de semana tras el 26-J. Eso sí, vestida de incógnito. La gorra, las gafas de sol y el chiringuito respondían a la pregunta de «dónde está Sánchez», quien solo había comparecido la noche electoral.

Desde entonces, Sánchez ha sido visto casi más de vacaciones que en la capital, a donde ha vuelto para acudir a las citas ineludibles. El 16 de julio, tras pasar el anterior fin de semana en Madrid para el Comité Federal y tras haberse reunido con Mariano Rajoy en su ronda exploratoria de apoyos (y haberle dicho que «no»), el líder del PSOE volvió a «escaparse», esta vez al Festival Internacional de Benicàssim a escuchar los conciertos de Muse y la Habitación Roja. Entretando, Antonio Hernando, Óscar López o Meritxell Batet denfendían la posición del PSOE.

Sánchez viajó a Madrid para la reunión de la Ejecutiva socialista del 18 de julio y después volvió el «apagón» informativo. La siguiente aparición fue en Aldeanueva de Cameros (La Rioja). Apenas tres días antes de su encuentro con Felipe VI durante la ronda de contactos, Sánchez se dedicaba a pasear por la montaña y comer con los vecinos del pueblo.

Otros quince días de silencio siguieron a la reunión con Rajoy, tras haber aceptado este el encargo del Rey a la investidura. El líder del segundo partido en escaños era localizado en Vera (Almería) ese fin de semana junto a su familia. Playa, tumbona, libro de Haruki Murakami e incluso patinete de mar. Tampoco hubo declaraciones públicas tras el anuncio de las condiciones de Ciudadanos para empezar a negociar con el PP. De Sánchez solo se conoció su visita al Valle de Arán el fin de semana del 13 de agosto. «Les ha encantado el Lago de Montoliu y los Lagos de Liat», contaba el alcalde de Bagergue.

Último destino

Durante la estancia en Ibiza el pasado fin de semana, Sánchez sí hizo declaraciones a los medios, si bien su visita a la isla pitiusa tenía como finalidad esencial pasar unos días de descanso. Sánchez llegó a Ibiza el jueves por la tarde y al día siguiente, a mediodía, ofreció una rueda de prensa en las inmediaciones de un bar ubicado en el puerto de Ibiza.

Sánchez reiteró ante los periodistas su «no» a Mariano Rajoy y también anunció su rechazo a los posibles Presupuestos del Estado que el líder popular pudiera presentar para su aprobación. Tras dicha rueda de prensa, Sánchez dio un paseo por el puerto, acompañado por la presidenta balear, la socialista Francina Armengol, y por el presidente del Consell de Ibiza, el también socialista Vicente Torres, con quien tuvo una reunión. La imagen del paseo y los elogios mutuos entre Sánchez y Armengol parecían más propios de una visita en periodo electoral que del actual momento político del país.

El sábado fue dedicado solo al ocio por parte del secretario general socialista. La jornada se inició con el paseo de Sánchez, su familia y unos amigos por el puerto de Sant Miquel, al norte de la isla. Después se dirigieron al Parque Natural de Ses Salines, para disfrutar de un relajado día de playa.