José Manuel García-Margallo (d), estrecha la mano de su colega británico, William Hague - efe

Llamamiento conjunto de España y Reino Unido a pescadores y gibraltareños a «buscar un acuerdo»

El gobierno británico destaca, por su parte, las «diferencias» entre los dos países y califica la fórmula de solución local»

corresponsal en Londres Actualizado:

El ministro de Exteriores español ha acordado con su homólogo británico, William Hague, «animar» a los pescadores españoles y las autoridades gibraltareñas «a buscar un acuerdo que permita a nuestros barcos faenar en aguas en las que han faenado toda la vida».

José Manuel García-Margallo ha celebrado en Londres un encuentro con Hague previsto desde hacía meses en el que han abordado cuestiones como la crisis siria, el conflicto iraní y los problemas en la zona euro, según ha explicado a la salida de la reunión, a la que ha acudido acompañado del nuevo embajador de España en Reino Unido, Federico Trillo (quien recibirá sus credenciales en las próximas semanas).

El responsable de la diplomacia española ha especificado que el llamamiento se dirige tanto a los pescadores de La Línea como a los de Algeciras, pero no ha querido explicar en qué medidas o pasos concretos se materializará este llamamiento conjunto. «El balón está en el tejado» de las autoridades de Gibraltar y los pescadores, ha insistido.

Por su parte, el ministerio de Exteriores británico ha querido marcar distancias con un comunicado emitido después de la reunión en el que admiten que «nuestros puntos de vista difieren en esto, aunque reconocemos la importancia de establecer un diálogo entre todas las partes». Según la visión británica, los dos gobiernos defienden «una solución local» al contencioso.

En aguas cercanas al Peñón los barcos españoles están siendo hostigados por patrulleras gibraltareñas y británicas después de que el Gobierno de Gibraltar les impidiera faenar, esgrimiendo una ley local de protección medioambiental de 1991 que había sido superada por la normativa europea y por un acuerdo con los pescadores de 1999 que les autorizaba a faenar.