Oriol Junqueras será el principal acusado en el juicio contra el «procés»
Oriol Junqueras será el principal acusado en el juicio contra el «procés» - IGNACIO GIL

Llega el gran juicio de la democracia

Los antiguos gobernantes de Cataluña rendirán cuentas en 2019 por lanzar un desafío para lograr la independencia catalana fuera de los cauces legales, un caso insólito en la democracia española. Doce líderes secesionistas -encabezados por Oriol Junqueras- se sentarán en el banquillo acusados de los delitos de rebelión y malversación de caudales públicos

MadridActualizado:

El año que se abre paso quedará marcado en los tribunales por el juicio al «procés», la vista oral contra los líderes del desafío secesionista ilegal, prevista para finales del mes de enero. El Tribunal Supremo enjuiciará a los doce acusados por rebelión y malversación, y dictará sentencia en torno al verano. El fallo –que redactará el juez Manuel Marchena– escribirá el desenlace de un juicio histórico en la era democrática de España. Será el relato judicial sobre lo que sucedió en Cataluña.

Pero habrá más: la Justicia seguirá en 2019 depurando las responsabilidades de los supuestos corruptos y este año llegará la sentencia del caso de los ERE, podría comenzar el juicio por la caja B del Partido Popular, y la vista oral del caso Bankia se adentrará en el debate de los argumentos con el interrogatorio de los exconsejeros.

Mientras tanto, los jueces de instrucción continuarán levantando las alfombras del pasado en las investigaciónes del caso Villarejo, Púnica y Lezo.

El «procés»

Doce líderes secesionistas catalanes –antiguos gobernantes, parlamentarios y agitadores del independentismo en las calles– se sentarán en el banquillo acusados de rebelión y malversación. La esencia del juicio será el debate sobre la existencia o no de violencia en el plan independentista ilegal. La Fiscalía considera que los responsables del «procés» atacaron el «corazón del Estado constitucional y democrático español» y que asumieron la violencia como un medio para lograr la secesión. Solicita la pena más alta para Oriol Junqueras, 25 años de cárcel, al otorgarle el rol de dirigente.

Para lograr su objetivo, los dirigentes secesionistas aprobaron las leyes de la ruptura con España, celebraron el referéndum ilegal del 1 de octubre y llegaron a proclamar la independencia en una declaración unilateral. Esta cadena de eventos elevó la tensión política en todo el país y enfrentó a la sociedad catalana contra el Estado.

La Abogacía del Estado –que depende del Ministerio de Justicia– reduce el plan secesionista ilegal a una cuestión de orden público, al solo acusar por el delito de sedición y no por rebelión. Los acusados, como Junqueras, Jordi Turull o Carme Forcadell, niegan los delitos y alegan que el juicio es una causa política contra ellos.

La vista se celebrará en el Supremo a partir de finales de este mes o comienzos de febrero, y se extenderá a lo largo de unos tres meses en sesiones de mañana y tarde, de lunes a jueves.

Trapero y los Mossos

La sentencia del «procés» allanará el camino de otras causas derivadas del proceso independentista ilegal. Tras dicho fallo, la Audiencia Nacional celebrará el juicio contra el mayor de los Mossos d’Esquadra Josep Lluís Trapero, acusado de plegar a la policía autonómica a los designios secesionistas al facilitar el referéndum ilegal. La Fiscalía pide para Trapero once años de prisión por un delito de rebelión.

Los antiguos responsables políticos de los Mossos Cesar Puig y Pere Soler, y la intendente Teresa Laplana, también están acusados en este caso.

La sentencia de los ERE

En 2019 llegará la sentencia del caso de los ERE de Andalucía, un juicio que llevó al banquillo una década de poder socialista. Los expresidentes de la Junta y del PSOE nacional Manuel Chaves y José Antonio Griñán conocerán si son condenados por el fraude masivo en las ayudas al empleo gestionadas por la Junta, que repartió casi 880 millones de euros sin soporte legal y de forma arbitraria. Griñán se enfrenta por ello a seis años de prisión. El fallo tardará en torno a unos seis meses.

La palabra final de Alsasua

La Audiencia Nacional tiene pendiente por resolver un recurso de apelación sobre la sentencia de Alsasua. La Fiscalía apeló la primera condena e insiste en que la agresión a los dos guardias civiles y sus parejas –que tuvo lugar en el municipio navarro en 2015– debe ser considerada un acto terrorista. Lo previsible es que el asunto llegue hasta el Supremo, la cumbre del sistema penal español, y quien tendría la última palabra sobre la calificación.

El juicio de la caja B

Aún no se ha fijado la fecha para el juicio por la caja B del Partido Popular, que podría celebrarse a lo largo de 2019. En esta vista, la Justicia tratará de demostrar que el PP pagó con dinero negro la reforma de su sede nacional, en la madrileña calle de Génova, y que dejó de abonar el impuesto de Sociedades. El juez José de la Mata continúa investigado las supuestas donaciones irregulares de empresarios a la contabilidad opaca del partido, pero ha dado vía libre para que se juzgue la caja B, que él considera acreditada.

Para el año que comienza también se prevé el juicio por la destrucción de los ordenadores de Luis Bárcenas.

Salida a Bolsa de Bankia

El 8 de enero se reanuda con el interrogatorio de los acusados el juicio por la salida a Bolsa de Bankia, un viaje al epicentro de la crisis financiera. La Fiscalía considera que la antigua cúpula de la entidad engañó a los inversores para saltar al parqué en 2011. Rodrigo Rato es el principal señalado.

Investigaciones en marcha

Los jueces de instrucción continuarán indagando en las causas de corrupción Púnica y Lezo, y el caso Villarejo. La Justicia investiga si el Ministerio del Interior empleó fondos reservados para robar documentos a Bárcenas.