El magistrado Manuel Marchena (d) preside el tribunal, junto al juez Andrés Martínez Arreieta - EFE | Vídeo: ATLAS

El fiscal, sobre el «procés»: «Atacó el corazón de la democracia española»

El Ministerio Público recuerda en la vista previa al juicio que «no todos los actos de rebelión tienen que ser violentos»

Actualizado:

El fiscal del Tribunal Supremo Jaime Moreno ha defendido este lunes ante la Sala del «procés» la competencia del Alto Tribunal para juzgar a los 18 líderes independentistas por rebelión. A diferencia de lo que han denunciado las defensas durante la vista previa a la celebración del juicio, que consideran que el competente es el TSJ de Cataluña, el representante del Ministerio Público ha recordado que la actuación de los acusados trascendió del territorio de esa comunidad autónoma: los acusados atacaron el «corazón del Estado constitucional y democrático». Tanto que las leyes de la ruptura como la declaración de independencia pusieron al Estado y al Tribunal Constitucional «en el centro de la diana».

Moreno ha sostenido que «aquí no estamos ante una manipulación arbitraria de las normas. Estamos ante órganos predeterminados por la ley». Y tampoco se está criminalizando, ha dicho, el voto en el exterior ni el interior, sino que cuando esa votación se llevó a cabo «era una votación ilegal». El fiscal resaltaba así las diferencias con la consulta ilegal del 9-N a la que apelaron las defensas durante toda la mañana solicitando al Tribunal, que, como en aquel caso, devolviera la causa al TSJC.

A juicio del fiscal, no pueden considerarse aisladas las actuaciones que llevaron a cabo los acusados, pues respondían a una «estrategia» preconcebida. Tampoco era necesario que esas actuaciones fueran violentas: «No todos los actos de ejecución de un delito de rebelión tienen que ser violentos», ha concluido. No obstante, ha dejado claro que en este caso sí que los ha habido.

Abogacía del Estado y Vox

En la línea de la Fiscalía se ha situado en esta cuestión la Abogacía del Estado, que sostiene una acusación mucho más suave que el Ministerio Público en la causa, al no acusar por el delito de rebelión, sino por sedición o malversación. La representante de la Abogacía, Lucía Pedreño, ha asegurado que los posibles delitos «deben entenderse cometidos en todo el territorio nacional» y ha alegado que el plan secesionista ilegal afectó a todo el país por la «indisoluble unidad» de España.

También ha criticado los puntos débiles de las defensas, a los que ha afeado no haberse leído el escrito de la Abogacía del Estado, y ha asegurado que no han sido capaces de demostrar este martes que no hubo actos del «procés» en el extranjero. El abogado de Vox, que actúa como acusación popular en la causa, ha apoyado los argumentos de la Fiscalía y ha recordado que, ante alegaciones similares a las de esta sesión, la Sala Penal del Supremo ya ha defendido su competencia para el caso.

Con la réplica de las acusaciones ha finalizado la sesión previa del juicio oral contra el «procés», una jornada dedicada a la cuestión de la competencia que no se ha adentrado en el debate de los argumentos. En ella, los siete jueces del tribunal que resolverá qué sucedió en Cataluña se han sentado por primera vez frente a los abogados de las defensas y las acusaciones. El tono de las partes en este ensayo general del juicio, solemne y medido, demuestra que se acerca la hora de la verdad. El comienzo del juicio está previsto para finales de enero o principios de febrero.