Rafael Catalá, Soraya Sáenz de Santamaría y Alfonso Alonso, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros - EFE

El Gobierno señala a Forcadell como principal responsable del Pleno de la ruptura

El Gobierno pondrá en marcha «toda la maquinaria legal» al minuto siguiente de que se apruebe el lunes la declaración separatista

«La respuesta del Ejecutivo será inmediata, y pedirá al TC la suspensión automática de la declaración»

MadridActualizado:

El Gobierno pondrá en marcha toda la maquinaria legal al minuto siguiente de que se apruebe la declaración independentista en el Parlamento autonómico catalán, previsiblemente el próximo lunes. Esa ha sido la advertencia de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, quien ha subrayado que la principal responsable de ese Pleno y de la votación de esa declaración separatista es la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, «sin ningún género de dudas».

Sáenz de Santamaría ha explicado que el Gobierno tiene todo preparado para actuar con inmediatez en cuanto se apruebe la resolución. Al minutos siguiente, pedirá al Consejo de Estado el informe preceptivo, previo al recurso de inconstitucionalidad. Y lo pedirá con la máxima urgencia. A partir de ahí, se convocará un Consejo de Ministros extraordinario, para dar luz verde al recurso, en el que se pedirá la suspensión de la declaración.

Se hará todo con la máxima celeridad, sin esperar un minuto, pero también con «proporcionalidad y prudencia», como no se cansan de decir en el Ejecutivo.

Sáenz de Santamaría ha insistido en que el Tribunal Constitucional se ha dirigido al Parlamento catalán para que vele por el cumplimiento de la ley y el respeto a la Carta Magna. Es el Parlamento catalán el que, en este momento, debe decidir si el pleno se celebra o no, y la responsable es la presidenta de la Cámara autonómica, la activista independentista Carme Forcadell.

«La inmediatez será absoluta», ha subrayado la vicepresidenta, quien ha recordado que el Gobierno ya actuó de la misma manera con la declaración soberanista, en 2013, que finalmente fue declarada nula por el Tribunal Constitucional.

Respecto alanexo que Juntos por el Sí y la CUP han presentado a la resolución, para «blindar» determinados derechos, la vicepresidenta ha sido tajante: «No se puede blindar el incumplimiento de la ley. Ninguna democracia consolidada permite que cualquier ciudadanos se salte la ley. El Estado de Derecho funciona y hay un Gobierno dispuesto a que se respete el cumplimiento de la ley, la unidad, la soberanía nacional y la igualdad de los españoles».

El Gobierno, además, «se siente arropado» por el conjunto de partido e instituciones sociales que le apoyan en ese cumplimiento de la ley y el respeto a la unidad y la igualdad de todos, según ha explicado, en referencia a la ronda de contactos que ha mantenido Rajoy en los últimos días.

Sáenz de Santamaría ha querido transmitir un mensaje de tranquilidad, porque esa declaración separatista que se pretende aprobar el lunes «no tendrá ni uno solo de sus efectos. La Constitución no lo va a permitir».