Albert Rivera, líder de Ciudadanos
Albert Rivera, líder de Ciudadanos - Inés BAucells
Ciudadanos

La calculada ambigüedad de Rivera

Los expertos ven que Ciudadanos combina conceptos económicos propios de la derecha con un prisma social de izquierdas

Actualizado:

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, huye de etiquetas, lo que le ha valido reproches sobre su supuesta indefinición ideológica. Politólogos, expertos en sociología y comunicadores consultados por ABC coinciden en que se trata de una calculada ambigüedad que permite a esta formación al alza captar un voto transversal mediante políticas de derechas y de izquierdas.

El profesor de Ciencia Política de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) Oriol Bartomeus afirma que siempre es difícil definir la opción ideológica de un partido pues «depende de lo que se analice: las declaraciones programáticas, el cómputo de votaciones en las cámaras dónde tiene representación, la ubicación de sus votantes, la ubicación que le otorga el conjunto del electorado...». Pero «aún lo es menos en el caso de Ciudadanos, puesto que ha hecho de la indefinición en la escala izquierda-derecha uno de sus elementos definitorios».

Según Bartomeus «si nos atenemos a las propuestas, Ciudadanos es un partido próximo a la derecha por lo que respecta a la economía (liberalismo, cercanía con el mundo empresarial), pero cercano a la izquierda en los valores (aborto, matrimonios del mismo sexo). En la cuestión de la unidad de España, se alinea claramente con el PP». Atendiendo a sus votantes, «aparece como un partido claramente “de centro”. Según el barómetro del CIS de enero, el 53% de los que tienen intención de votar a Ciudadanos se ubican en esa posición ideológica. Ahora bien, el 40% de los que votarían Ciudadanos declaran haber votado al PP en 2011».

Eje social

En opinión de Jordi Molina, politólogo y profesor del International Business Program de la Universidad Abat Oliba CEU, la formación que lidera Albert Rivera «se sitúa en el centro-izquierda. Es una opción política que combina un importante vector social con un eje liberal en lo económico, sin olvidar aspectos redistributivos». Explica que «el eje social respalda la conservación y defensa del marco actual de derechos individuales y colectivos. La agenda económica es liberal pero a la vez contempla un papel activo de lo público. Otros ejes que vertebran su discurso son la democracia interna y la transparencia en la gestión de las administraciones».

El profesor de Sociología de la Universidad de Zaragoza Pau Mari-Klose opina que es difícil evaluar a un partido que nunca ha gobernado. «Ciudadanos es un partido de corte marcadamente liberal, situado históricamente entre el centro-derecha y el centro-izquierda. La libertad del individuo, la igualdad de oportunidades, la tolerancia y el laicismo son sus premisas». Subraya el énfasis que Rivera pone en la libertad económica, «en el apoyo a las empresas, la emprendeduría, la rebaja de los impuestos, la eliminación de trabas para crear negocios... Pero también defiende la igualdad de oportunidades». Recuerda que, en el Parlamento europeo, C,s comparte bancada con los liberales demócratas «escorados a derecha o izquierda en función del panorama político de cada país». No obstante, el sociólogo cree que Rivera «hará un guiño a la derecha y servirá de tapón al crecimiento del PSOE, que hasta ahora se nutría del descontento del votante del PP».

Jordi del Río, profesor de Ciencias de la Comunicación de la UAB, afirma que «la emergencia electoral de Ciudadanos, como la de otros movimientos aparecidos desde la base, tienen que ver más con la lacra demoledora de la corrupción y con la falta de actualización de las fuerzas políticas que han sustentado hasta ahora el bipartidismo, que con la necesidad real de aparición de un espacio político nuevo». Añade que «una parte importante del electorado, espoleado por la juventud mejor formada de nuestra historia, activista y azotada por la crisis, percibe que el eje izquierda-derecha mantenía el “statu quo”». Del Río cree que ese eje «se ha trasladado hacia dos visiones más pragmáticas, menos ideológicas de la acción política que se retroalimentan: la vocación reformista y la vocación rupturista. Es en ese eje en el que Ciudadanos, como otras fuerzas emergentes, basa su crecimiento electoral».

Partido «atrapalotodo»

El analista político Ignacio Martín Blanco, cree que C,s «huye de las etiquetas tradicionales y se presenta como un partido de centro sin adjetivos, porque entiende que esa es la mejor manera de ensanchar su base electoral. Como dice Lord Henry, personaje de El retrato de Dorian Gray, «definirse es limitarse», por lo que la mejor manera de no equivocarse es nadar en la indefinición». Define a Ciudadanos como «un “catch-all-party”, un partido “atrapalotodo” que aspira a atraer votantes de ideología diversa, utilizando para ello banderines de enganche como el de la regeneración política o la oposición al nacionalismo dominante en Cataluña, atractivos tanto para gente de izquierdas como de derechas». No obstante, «hoy en día casi todos los partidos tienen un discurso “atrapalotodo” y se definen como de centro».