El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, este martes en Guadalajara
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, este martes en Guadalajara - Efe

Albert Rivera, de cañas en Guadalajara para retener uno de sus escaños más comprometidos

El presidente de Ciudadanos da un giro de 180 grados a su discurso y avisa: «Si no vamos a votar, ganan los extremistas, los radicales»

GuadalajaraActualizado:

El presidente de Ciudadanos (Cs), Albert Rivera, como ya hicieron en su partido en las dos últimas campañas, se ha ido de cañas con sus afiliados y simpatizantes —un formato que pretende repetir en los próximos días— para explicarles por qué merecen un nuevo voto de confianza. El enclave escogido, Guadalajara, es una ciudad donde es más fácil justificar el fin del veto a Pedro Sánchez —aquí gobiernan socialistas y liberales en coalición— y donde, además, urge movilizar a su electorado.

El 28 de abril el PSOE, el PP y Cs se repartieron los tres escaños en juego en esta circunscripción, pero fue una de las provincias en la que más cerca estuvieron los liberales de perder el último diputado. Vox se quedó a algo más de 3.000 votos de arrebatarle el acta a María Ángeles Rosado, la agricultora que fichó Rivera y que repite como cabeza de lista de Cs por Guadalajara.

Cs busca además evitar lo que le sucedió en la última repetición electoral, cuando el escaño que obtuvo en 2015 por Guadalajara se convirtió en el segundo diputado de los populares en 2016. En un bar de la Plaza Mayor, Rivera ha animado a los suyos para cargar las pilas de cara a la campaña y ha prometido mejoras en las condiciones de vida de la España vacía, en la que se incluyen numerosos pueblos de la provincia alcarreña.

Entre ellas, que los emprendedores paguen un 60 por ciento menos de impuesto de sociedades en el mundo rural, que los autónomos y los trabajadores con contrato fijo tengan bonificada la cuota de seguridad social en un 40 por ciento o que la tarifa plana prometida el 28-A a las mujeres rurales se extienda también a los jóvenes menores de 30 años. Un paquete de medidas que complementa las promesas que quedaron en el tintero por el bloqueo político.

Precisamente, contra ese bloqueo está decidido a actuar Rivera y de ahí se explica su notorio giro al centro y su apertura a pactar con el PSOE, ahora, cuando peor le va en las encuestas. «Si no vamos a votar, ganan los extremistas, los radicales», ha advertido el presidente de Cs, con un mensaje con el que pretende movilizar a ese 45 por ciento de sus votantes que, según la última encuesta de GAD3 para ABC, duda si regresar a las urnas.