Una imagen de archivo de una agencia inmobiliaria
Una imagen de archivo de una agencia inmobiliaria - FABIÁN SIMÓN

Cinco razones por las que acudir a una agencia a vender una vivienda

Afrontar la enajenación de un piso a menudo desgasta y requiere de ciertos conocimientos para lograr el mejor precio

Actualizado:

Vender una casa puede resultar una tarea tediosa cuando tratamos de afrontar esta situación sin el apoyo de profesionales. Aunque los ritmos de venta ya no son tan largos y existe una demanda muy activa, llegar a un acuerdo que beneficie a ambas partes no siempre es sencillo. Enfrentarse en solitario a una venta puede llegar a desgastarnos porque requiere tiempo para enseñar la casa, conocimientos específicos para realizar trámites burocráticos o cierto talento a la hora de negociar contraofertas. Desde pisos.com creemos que el papel de las agencias es fundamental. Por eso te damos cinco razones para acudir a ellas si estás pensando en poner una vivienda en venta:

1. Un precio competitivo. La sobrevaloración de una vivienda puede terminar quemando la propiedad. El apego personal a un inmueble impide que los particulares sean objetivos, dándole un valor alejado de la realidad del mercado. Las agencias manejan información capaz de darle a la vivienda el precio ajustado a las circunstancias. También pueden darte consejos sobre ciertas reformas capaces de revalorizar la propiedad y hacerla más atractiva al comprador.

2. Cartera de compradores. Encontrar el comprador ideal puede ser complicado. Las agencias de intermediación saben a quién pueden venderle tu casa. Disponen de una base de datos de potenciales compradores organizados según el precio máximo que están dispuestos a pagar por el inmueble, las características que buscan en su futura vivienda y su localización deseada, lo cual es una estupenda ventaja. No tendrás que partir de cero porque ellos ya tendrán una demanda interesada.

3. Plan de comercialización. La tecnología y el marketing son esenciales si quieres deshacerte de tu propiedad rápidamente. Las agencias ponen a tu disposición herramientas que van desde la inclusión de tu inmueble en todos los portales inmobiliarios a la realización de un tour virtual o aplicaciones de realidad aumentada. Por otro lado, la colaboración entre inmobiliarias permite que estas compartan sus activos para llegar a un público más amplio.

4. Gestión de las visitas. Si quieres hacer compatible tu vida con una agenda de visitas, tendrás que hacer malabarismos. Un agente sabe cuáles son los puntos fuertes que tiene que destacar al enseñar la propiedad. Igualmente, el agente con experiencia sabrá filtrar los verdaderos interesados de los simples curiosos. Asimismo, desde una agencia sabrán reconducir a aquellos supuestos compradores que, antes incluso de conocer las características del piso, ya plantean un descuento agresivo.

5. Trámites legales. La gestión de una compraventa requiere ciertos conocimientos legales y fiscales que pueden suponer todo un mundo para alguien que no esté familiarizado con el tema. No solo hablamos de documentación básica como una nota simple registral o el certificado de estar al día de los pagos de la comunidad de vecinos, sino también de la liquidación de impuestos posterior a la firma o la obtención del certificado energético.