Detalle de «Peluquería 16», de Ouka Leele
Detalle de «Peluquería 16», de Ouka Leele
FOTOGRAFÍA

Una «Movida» en los Encuentros Fotográficos de Arlés

La fotografía de la efervescente Movida Madrileña se convierte en uno de los actos centrales de la edición de los Encuentros de Arlés con la que esta veterana cita fotográfica conmemora su quincuagésimo aniversario

Actualizado:

Ellos tuvieron Mayo del 68. Aires de libertad que llevaron la imaginación al poder. En ese contexto, en 1970, nacieron los «Encuentros internacionales de fotografía de Arlés» que fundaron Lucien Clergue, Michel Tournier y Jean-Maurice Rouquette, y que ahora celebran su 50 edición.

Aquí la cosa llegó más tarde con la «Movida madrileña», un fenómeno cultural y mediático, ahora en revisión, que a los franceses les encanta. No en vano, han «adoptado» a Pedro Almodóvar casi como hijo propio. Desde la semana pasada lo podemos ver en una de las exposiciones más importantes del festival. Junto al errático McNamara, a los pies de Alaska, forma parte de la colectiva «La movida, crónica de una agitación».

Ristra de nombres

La imagen es de Pablo Pérez Mínguez, quien compone, junto a Miguel Trillo, Alberto García-Alix y Ouka Leele –que además protagoniza la imagen del cartel del festival este año–, el póker nostálgico que representa al celebrado movimiento «cutre-lux» en los Encuentros de Arlés.

«Fuimos más de cuatro, claro –apunta Trillo–, pero un comisariado ha de acotar y asumir el riesgo de dejar fuera muchos metros de película que podrían haber entrado: Gorka Duo, Marivi Ibarrola, Juan Ramón Yuste, Javier Porto, Ana Arabaolaza, Vicente Lluna...».

No es la primera vez que Arlés mira al sur. Ya en 1976, el director de «Nueva Lente», Jorge Rueda, mostraba la actualidad de la foto española tras la muerte de Franco

La cita está comisariada por Antoine de Beaupré, en colaboración con Aperture Foundation de Nueva York, y Pepe Font de Mora e Irene de Mendoza, de FotoColectania. Curiosamente, esta exposición tan madrileña nace de la colaboración del festival francés y la institución catalana (como ya hicieran en 2018 en la muestra que hermanó a Joan Colom con Jane Evelyn Atwood). Por ello, tras su paso por Arlés, podrá verse en la Ciudad Condal en otoño.

No es la primera vez que Arlés mira al sur. Ya en 1976, el director de la revista «Nueva Lente», Jorge Rueda, mostraba la actualidad de la fotografía española tras la muerte de Franco con nombres como los de Cualladó, Pérez Siquier, Toni Catany o Joan Fontcuberta, entre otros. Este último incluso fue el director artístico del festival en 1996. También ha contado con exposiciones de García Rodero, Vallhonrat o el propio García-Alix, y en los últimos años hemos podido ver los trabajos de Laia Abril, el colectivo Blank Paper o la energética Cristina de Middel.

Ana Curra por Alberto García-Alix
Ana Curra por Alberto García-Alix

El pasado viernes se celebraba el acto inaugural de la muestra en el centro de la ciudad. Forma parte de la sección «My body is a Weapon», que aborda los movimientos contraculturales que se dieron en Europa en la segunda mitad del siglo XX.

Cuatro miradas complementarias

Las cuatro miradas seleccionadas reflejan distintas maneras de fotografiar. Pérez-Mínguez fue cofundador de revistas como «Nueva Lente» y promovió proyectos como el Photocentro o el Fotomuseo de Alcalá de Henares. Bajo su lema «todo vale», logró retratos irreverentes de los protagonistas de la época. En Photocentro se formó Ouka Leele, cuyas fotos coloreadas del blanco y negro, con imágenes oníricas y personales, la hicieron reconocible.

Miguel Trillo publicó un fanzine, «Rockocó», en el que registró a los que estaban debajo del escenario en los conciertos. Su trascendencia mediática y social fue indiscutible y aún hoy se sigue reconociendo la publicación como un documento fundamental. García-Alix es para muchos «el fotógrafo de la Movida» y, para los franceses, nuestro fotógrafo vivo más importante. Sus retratos, su estética, su gusto por las motos y esa biografía canalla lo han convertido en un mito actual, que, curiosamente, reniega de la etiqueta «Movida». Un concepto que todavía se mueve.