Stephen Hawking
Stephen Hawking - Archivo

Las diez últimas grandes preguntas de Stephen Hawking

El genial astrofísico cuestiona en su libro póstumo la existencia de Dios y plantea si hay vida inteligente más allá de la Tierra y el futuro de la humanidad

MadridActualizado:

Stephen Hawking, sin duda el científico más popular de nuestro tiempo, falleció el pasado 14 de marzo a los 76 años, pero pasará mucho tiempo hasta que su voz se silencie. Sus hijos presentaron este lunes en Londres el libro póstumo del aclamado astrofísico, «Breves respuestas a las grandes preguntas». El volumen, que en España saldrá a la venta el 30 de octubre publicado por la editorial Crítica, lleva el sello inconfundible que distingue a Hawking desde que escribiera «Breve historia del tiempo» (1988): conceptos científicos complejos masticados para que el gran público los digiera fácilmente y, además, se entretenga. Entre ellos, cuestiones tan irresistibles como la existencia de Dios, la presencia de otras civilizaciones inteligentes o cuál será el futuro de la humanidad.

En las 200 páginas del libro, Hawking trata de responder a diez preguntas fundamentales:

1. ¿Hay un Dios?2. ¿Cómo empezó todo?3. ¿Hay más vida inteligente en el Universo?4. ¿Podemos predecir el futuro?5. ¿Qué hay dentro de un agujero negro?6. ¿Es posible viajar en el tiempo?7. ¿Sobreviviremos en la Tierra?8. ¿Deberíamos colonizar el espacio?9. ¿Nos sobrepasará la inteligencia artificial?10. ¿Cómo daremos forma al futuro?

El libro es un intento de «reunir las respuestas más claras, más auténticas y más logradas que él pueda aportar», explicó Lucy Hawking en el Museo de Ciencia de Londres, donde tuvo lugar la presentación y uno de los lugares favoritos de su padre. Pero además, el genio británico quiso dar un último mensaje en sus páginas. Según su hija, el tomo podría resumirse como «una llamada a la unidad» de la humanidad para «encontrar soluciones» a los retos del mundo. Entre ellos Lucy reveló tácitamente el desasosiego que le producían a su progenitor el Brexit (la salida del Reino Unido de la Unión Europea) y los nacionalismos.

Lucy señaló que antes de morir, el científico estaba «preocupado» porque, «cuando los retos globales requieren una mayor unión y cooperación», la gente está adoptando un pensamiento «cada vez más local, fragmentado y dividido».

Sin embargo, aseguró que era «optimista sobre el futuro» porque creía «firmemente» en el ser humano y en «su habilidad para utilizar su inteligencia» con el fin de desarrollar «las herramientas para resolver los problemas». El nuevo libro comenzó a desarrollarse antes de la muerte de Hawking y después se completó en colaboración con sus colegas académicos y su familia.

La faceta familiar

Tim Hawking, hijo menor del científico y su primera mujer, Jane Wilde Hawking, destacó el lado más humano de su padre. Así, afirmó que durante las cenas en casa no solo se abordaban los grandes interrogantes de la humanidad, sino que el científico también se preocupaba por los asuntos del día a día de sus tres hijos.

Una faceta más personal que también resalta en el prólogo del libro el actor Eddie Redmayne, quien interpretó a Hawking en la gran pantalla en la película «La teoría del todo» (2014), una actuación que le valió el Óscar. El artista se refiere a la «fuerza» y «vulnerabilidad» que al mismo tiempo le transmitió el profesor al conocerle, aquejado de una enfermedad neurodegenerativa desde los 21 años que, poco a poco, le dejó inmóvil y le obligaba a comunicarse a través de un sintetizador de voz. La dolencia minó sus capacidades físicas, pero no frenó su brillantez intelectual hasta el momento de su muerte.

El director de Relaciones Exteriores del Museo de Ciencia londinense, Roger Highfield, encargado de conducir la presentación, ensalzó la figura de Hawking como «el científico de más renombre desde Albert Einstein» y subrayó su talento para «educar a millones de lectores sobre los orígenes del universo».

Highfield aplaudió, más allá de su innegable competencia en su campo de trabajo, su sentido del humor y su manera de afrontar la enfermedad. «Inspiró a millones de personas en su lucha y, pese a todos los retos a los que se enfrentó, siempre se las ingenió para salir adelante», sostuvo.

Después de haber vendido más de 13 millones de copias con «Breve historia del tiempo», Lucy Hawking espera que el último libro de su padre se convierta en su obra definitiva y aseguró que se sentiría encantada con ese resultado.