Esta es la cantera de Stonehenge
Esta es la cantera de Stonehenge - UCL

El auténtico origen de las piedras azules de Stonehenge

Investigadores descubren cuándo y cómo se extrajeron las rocas de unas canteras lejanas a casi 300 km del famoso monumento del neolítico

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Stonehenge, el famoso monumento del neolítico situado en Wiltshire, Inglaterra, ejerce una fascinación eterna que parece aumentar con cada nuevo descubrimiento acerca de sus orígenes. ¿Cómo y para qué se erigió el conjunto megalítico? Los geólogos saben desde hace mucho tiempo que 42 de sus piedras más pequeñas, conocidas como «piedras azules», fueron extraídas hace 5.000 años de las colinas de Preseli en Pembrokeshire, al oeste de Gales, situadas a la extraordinaria distancia de 300 km. ¿Por qué las rocas llegaron de tan lejos? Ahora, nuevos hallazgos al respecto publicados en la revista «Antiquity» acercan a los investigadores a la resolución del misterio al señalar las ubicaciones exactas de dos de esas canteras y revelar cuándo y cómo se extrajeron las piedras.

Arqueólogos y geólogos del University College de Londres (UCL) y otras instituciones británicas han investigado las canteras durante ocho años. La más grande apareció en el afloramiento de Carn Goedog, en la ladera norte de Preseli. «De allí es de donde vienen al menos cinco de las piedras azules, probablemente más», explica el geólogo Richard Bevins, del Museo Nacional de Gales. «Esta fue la fuente dominante de la dolerita manchada de Stonehenge, llamada así porque tiene manchas blancas en la ígnea roca azul», señala.

En Craig Rhos-y-felin, en el valle debajo de Carn Goedog, fue identificado por los geólogos un segundo afloramiento como la fuente de uno de los tipos de riolita, otro tipo de roca ígnea, que se encuentra en Stonehenge.

Martillos y cuñas

Según el nuevo estudio, los afloramientos de piedra azul están formados por pilares verticales naturales. Estos podrían haberse extraido de la superficie de la roca abriendo las juntas verticales entre cada pilar. A diferencia de las canteras de piedra en el antiguo Egipto, donde los obeliscos fueron tallados en la roca sólida, las canteras de Gales eran más fáciles de explotar.

Los trabajadores de la cantera neolítica solo necesitaban insertar cuñas en las juntas ya hechas entre los pilares y luego bajar cada pilar al pie del afloramiento.

Aunque es probable que la mayoría del equipo empleado por estas gentes consistiera en cuerdas y cuñas de madera, mazos y palancas, dejaron otras herramientas como martillos y cuñas de piedra.

«Las cuñas de piedra están hechas de barro importado, mucho más suave que las duras columnas de dolerita. Martillar una cuña dura podría haber creado fracturas por estrés, causando que las delgadas columnas se agrietaran. Utilizar una cuña suave significa que, si algo se rompe, será la cuña y no el pilar», explica Mike Parker Pearson, profesor de arqueología el UCL y líder del equipo.

El monumento megalítico de Stonehenge
El monumento megalítico de Stonehenge - Archivo

Muelle de carga

Las excavaciones arqueológicas al pie de ambos afloramientos descubrieron restos de plataformas de piedra y tierra hechas por el hombre, con el borde exterior de cada plataforma terminando en una caída vertical de aproximadamente un metro.

«Los pilares de piedra azul podrían ser colocados en esta plataforma, que actuaba como un muelle de carga para bajarlos en trineos de madera antes de arrastrarlos», apunta el profesor Colin Richards, de la Universidad de las Tierras Altas y las Islas de Escocia (UHI), quien ha excavado el único megalito identificado de Gran Bretaña en una cantera en las islas Orkney, en la costa norte de Escocia.

Un objetivo importante del equipo del profesor Parker Pearson era fechar las canteras de megalitos en los dos afloramientos. En el suave sedimento de una pista hueca que conduce desde el muelle de carga en Craig Rhos-y-felin, y en la plataforma artificial en Carn Goedog, el equipo recuperó trozos de carbón que datan de alrededor del año 3000 a.C.

Los investigadores piensan que Stonehenge fue inicialmente un círculo de pilares de piedra azul sin trabajar en los hoyos de Aubrey, cerca de Stonehenge, y que los bloques de arenisca se agregaron unos 500 años más tarde.

Llegaron por tierra

Los nuevos descubrimientos también ponen en duda la teoría popular de que las piedras azules fueron transportadas por mar a Stonehenge. «Algunas personas piensan que las llevaron hacia el sur a Milford Haven, y se colocaron en balsas o botes y luego se llevaron a remo por el Canal de Bristol y por el (río) Avon hacia Salisbury Plain. Pero estas canteras están en el lado norte de las colinas de Preseli, por lo que los megalitos podrían simplemente haber ido por tierra hasta Salisbury Plain», explica Kate Welham, profesora de la Universidad de Bournemouth.

«Lo que es realmente emocionante de estos descubrimientos es que nos acercan un paso más para descubrir el gran misterio de Stonehenge: por qué sus piedras vinieron de tan lejos», señala Parker Pearson. «Todos los demás monumentos neolíticos en Europa fueron construidos con megalitos traídos desde no más de 16 km de distancia», añade.

Ahora los investigadores tratan de averiguar qué hacía tan especial a las colinas de Preseli hace 5.000 años y si había otros círculos construidos allí antes de que las piedras azules se mudaran a Stonehenge.