La diseñadora María Escoté
La diseñadora María Escoté - DE SAN BERNARDO
Mercedes-Benz Fashion Week Madrid

La televisiva María Escoté pinta de colores y lunas su colección sesentera

Arropada por sus nuevos compañeros de televisión, además de muchas caras conocidas, en el programa «Maestros de la Costura», la diseñadora presentó una colección muy María, en color y en formas

Actualizado:

Después de un día itinerante como el de ayer, hoy comienzan en el pabellón 14 de Ifema los desfiles de la 67 edición de la Mercedes Benz Fashion Week Madrid. Y la encargada de levantar el telón es la ahora televisiva María Escoté. La valenciana se suma al movimiento «see now, buy now», es decir las prendas se ponen a la venta inmediatamente después de salir a la pasarela. «Fuimos pioneros en esto, llevamos haciéndolo casi diez años y fue lo que salvó nuestra marca, lo que pasa es que ahora están haciéndolo otros diseñadores y resuena más», nos comentaba María momentos antes del desfile.

A María hay que reconocerle una gran visión comercial. Se mueve muy bien en esos terrenos, que es lo necesario para mantenerse vivo muchas veces en el mundo de la moda. Así, con su nueva colección, «María on the moon», hace una colaboración con Samsung, creando bolsos que simulan maxi-llaveros tecnológicos, lo que llaman la Smartgirl de Samsung.

Comienza su presentación con mucho colorido, algo muy propio de ella, y con un estampado lunar en todas sus circunstancias: media luna, lluna llena, eclipse… mezclado con flores y estampado damero en rojo y blanco. Todo color. Las siluetas vuelven a lo que siempre ha sido María, vestidos cortos y ajustados.

Una colección retrofuturista de los años 60, incluenciada por conceptos bohemios, para una mujer que se siente feliz y segura de sí misma. Es cierto que hay que estar segura de una mismo cuando te pones uno de sus vestidos, aunque es una «colección bastante minismalista», en palabras de la diseñadora.

Saliéndonos de lo que son sus prendas habituales, es decir vestidos minis ajustados a cintura, de manga larga y cuello a la caja, presentó otras de mucho volumen, en faldas, chaquetas o abrigos, que aligeraba adornándolas con plumas. No faltaron tampoco el charol y los brillos.