Cultura - Libros

«Las Furias» de Ribera, del museo al thriller más negro

El Museo del Prado edita el segundo cómic sobre obras de su colección, realizado por Altarriba & Keko

Antonio Altarriba y Keko, con su cómic, en el Museo del Prado
Antonio Altarriba y Keko, con su cómic, en el Museo del Prado - MUSEO DEL PRADO

El año pasado el cómic entró en el Prado de la mano del Bosco con «El tríptico de los encantados», de Max. Aquel proyecto nació con vocación de continuidad: el museo iniciaba la edición de una serie de cómics que reflexionaban sobre algunas obras de su colección. Ahora, coincidiendo con la publicación del catálogo razonado de dibujos de Ribera y la exposición de un conjunto de ellos, ve la luz el segundo título de la serie: «El perdón y la furia». Antonio Altarriba (Zaragoza, 1952) se ha encargado del guión y Keko (Madrid, 1963), de las ilustraciones. El resultado, un cómic negro, de impecable factura, plagado de intriga, misterio y asesinatos, para el que sus autores se han basado en las «Furias» de Ribera.

Página de «El perdón y la furia», de Altarriba & Keko
Página de «El perdón y la furia», de Altarriba & Keko- MUSEO DEL PRADO

Dos de ellas, colgadas en la Rotonda Alta de Goya, presidían la presentación del libro. A un lado, Ticio. El gigante, encadenado, se retuerce de dolor mientras un buitre le devora las entrañas. Es el terrible castigo que sufre por intentar violar a una amante de Zeus. Al otro lado, Ixión. Intentó suplantar a Júpiter en el lecho de Juno y, por ello, fue castigado a girar eternamente atado a una rueda. Son dos de las Furias que, según la mitología, fueron condenadas por desafiar a los dioses. Faltan Tántalo (sirvió a su hijo de festín) y Sísifo (castigado a llevar una gran piedra por delatar las infidelidades de Zeus).

Precisamente, con la desaparición de estos dos últimos cuadros arranca este thriller, protagonizado por un profesor, Osvaldo González, obsesionado con la obra de Ribera, que acabará mimetizándose con sus santos martirizados. Altarriba y Keko ya trabajaron juntos en el premiado «Yo, asesino»(2014), que tiene algunos nexos en común con «El perdón y la furia». En aquél, el protagonista también era un profesor, cuya afición era el asesinato como forma de arte. Además, en ambos hay una estética similar: impecables dibujos en blanco y negro, salpicados de rojo sangre.

Página de «El perdón y la furia», de Altarriba & Keko
Página de «El perdón y la furia», de Altarriba & Keko- MUSEO DEL PRADO

Miguel Falomir, director adjunto del Prado, que fue comisario en 2014 de la exposición «Las Furias», cree que «la obligación de un museo es proponer nuevas aproximaciones a su colección, verla con nuevos ojos». En su opinión, el cómic «es un arte con el mismo rango y prestigio que la pintura o la escultura» y este libro, «un producto excelso estéticamente y riguroso histórica y artísticamente». José Manuel Matilla, jefe de Conservación de Dibujos y Estampas del Prado, es el alma del proyecto, el artífice de que el cómic haya entrado por la puerta grande en el museo. Para él, «ésta es una historia negra, no gore; una historia riberesca sobre el sufrimiento, el dolor, el desasosiego, el perdón, la furia y el castigo».

Antonio Altarriba es catedrático de literatura francesa de la Universidad del País Vasco y autor de obras transgresoras como «Tintín y el loto rosa». En 2010 recibió el premio nacional de Cómic por «El arte de volar». «Sabía que, más tarde o más temprano, esto iba a ocurrir, que el cómic iba a entrar en el museo –advierte Altarriba–. Ya no hay jerarquías estancas entre arte con mayúsculas y arte menor, donde incluían el cómic. Estas discriminaciones se han difuminado en favor del mestizaje de las formas de expresión». Opina que el cómic y la pintura se enriquecen recíprocamente:«Un cuadro tiene alma de viñeta, lo mismo que una viñeta tiene alma de pintura». En cuanto al libro, lo define como un thriller de intriga con una trama policiaca, crímenes y un profesor obsesionado por el misterio de la obra de Ribera».

Portada de «El perdón y la furia», de Altarriba & Keko
Portada de «El perdón y la furia», de Altarriba & Keko- MUSEO DEL PRADO

Keko –su verdadero nombre es José Antonio Godoy– ha colaborado como ilustrador en muchos medios, incluido ABC, y es autor de libros como «4 botas». Reconoce que el encargo del Prado le dio mucho miedo, le surgieron muchas dudas y que, incluso, Altarriba y él discutieron bastante sobre el enfoque. «Esta es una historia violenta y cruel, como lo es la obra de Ribera. Hay cuerpos sufrientes y dolor extremo. Es un libro muy riberesco, en el que el protagonista pinta en un torreón. No es un homenaje al pintor, pero sí me he dejado llevar de su mano», advierte del dibujante.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios