Ana Frank, retratada en el instituto donde estudiaba
Ana Frank, retratada en el instituto donde estudiaba - ABC

El «Diario» de Ana Frank, atrapado en una anomalía de los derechos de autor

A pesar de que pasarían a dominio público al haber pasado 70 años de la muerte de la niña, la Fundación que creó su padre, Otto Frank, dice que seguirán en su poder varias décadas aún

MadridActualizado:

Ana Frank, la niña holandesa que relató a través de su diario una de las más estremecedoras historias del terror nazi, murió en marzo de 1945 en el campo de concentración de Bergen-Belsen. El 1 de enero de 2016, por tanto, los derechos de su libro pasarán al dominio público, al haber transcurrido ya setenta años desde su muerte (también lo harán los derechos del polémico «Mein Kampf» de Adolf Hitler). Sin embargo, la fundación que lleva su nombre y que creó su padre, Otto Frank, asegura que los derechos de autor de las distintas versiones de su obra no expirarán durante décadas.

Distintos activistas por los derechos digitales, que reclaman la liberación del libro, han publicado recientemente en la red las versiones digitales del diario para protestar contra la postura de la fundación y su control sobre la obra, que consideran que debe ser patrimonio universal.

La Fundación Ana Frank alega que Otto, el padre de la niña, modificó el texto y es, por lo tanto, co-autor del diario

El asunto es espinoso, al haber varias versiones del diario, catalogadas comúnmente con las letras A, B y C. La versión A fue el diario original que Ana Frank comenzó unas semanas antes de que, junto a su familia, se escondieran de los nazis, en julio de 1942.

Dos años más tarde, tras escuchar a través de la BBC al ministro de educación holandés en el exilio, Gerrit Bolkestein, referirse a su texto, la joven comenzó a reescribir y reordenar el diario, creando lo que hoy se llama la versión B. Por último, la versión C nació cuando el padre de Ana, Otto -el único superviviente de la familia- recuperó tras la guerra los papeles de su hija. Combinó las dos versiones, eliminó algunos pasajes a su gusto demasiado críticos o íntimos y con ellos se hizo la primera publicación del «Diario», en 1947.

Yves Kugelmann, uno de los administradores de la Fundación Ana Frank (Anne Frank Fonds), asegura que Otto Frank los combinó, los cortó y los cambió, y con ellos creó un nuevo libro, del que es co-autor. En ello se basa la fundación para asegurar que los derechos no caducarán en 2016, ya que Otto Frank murió en 1980 -expirarían por tanto en 2050-. La polémica es, por tanto, si se considera al padre de Ana co-autor del diario.

En cuanto a la versión original, que fue publicada en 1986, ya con el padre de Ana fallecido, en una edición crítica, la fundación argumenta que sus derechos seguirán vigentes hasta 2056.

La Fundación Ana Frank, según Kugelmann, ha impedido en varias ocasiones el uso «chabacano» del «Diario», y se ha negado a que fragmentos del libro aparezcan en camisetas, pantalones vaqueros y tazas de desayuno; también vetó una película de terror sobre el texto. «Somos una organización que realmente cuida del "Diario" y se asegura que se publique de forma auténtica y en su integridad».