Actualizado Martes, 19-05-09 a las 15:31
La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, ha opinado en una entrevista en la Cadena SER sobre el anteproyecto de Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción Voluntaria del Embarazo que un feto de 13 semanas de gestación no es un ser humano.
La titular de Igualdad fue preguntada por un oyente si un feto de trece semanas, que a él se le asemeja mucho a un bebé, a un ser vivo, lo es; ella respondió: "Un ser vivo, claro, lo que no podemos hablar es de ser humano porque eso no tiene ninguna base científica".

Asimismo, ha reconocido sobre el anteproyecto de Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción Voluntaria del Embarazo que "son cuestiones que llevan a encrucijadas morales, pero al Gobierno no le compete el ámbito de los sentimientos".

La ministra de Igualdad ha señalado que se trata de "decisiones que afectan a toda la vida" y que la labor del Gobierno ha de centrarse en "garantizar la seguridad jurídica".
Por otra parte, ha lamentado los "peregrinajes" para conseguir la píldora del día después y ha reafirmado que lo más conveniente sería extender a todo el territorio lo que ya ocurre en Andalucía, donde los centros de salud administran este medicamento de forma gratuita. Con todo, Aído ha prometido que "por parte del Ministerio de Igualdad se tratará de dar una mayor accesibilidad a los métodos anticonceptivos" y ha insistido en que la píldora del día después no es un método anticonceptivo cualquiera, sino uno "de emergencia".
Bibiana Aído también se ha referido a uno de los proyectos "más ilusionantes" en los que trabaja su equipo, la Ley de Igualdad de Trato y ha asegurado que al texto todavía le falta recorrido y está previsto un proceso de escucha de los colectivos discriminados. "El objetivo consiste en evitar que nadie por motivo de sexo, edad, discapacidad o religión sea discriminado", ha concluido.

Matizar la ley
Además, Aído ha señalado que todavía queda mucho trámite parlamentario para aventurar si la Ley de interrupción del embarazo será "matizada" o no en aspectos como la información previa a los padres en caso de aborto de una menor. En declaraciones antes de participar en un acto sobre el empleo juvenil, Aído ha respondido así al ser preguntada por las declaraciones del ministro de Fomento, José Blanco, acerca de que "todo es posible", y de que en la tramitación parlamentaria "siempre se puede matizar todo".
La ministra ha subrayado que al fijar la edad de 16 para poder abortar sin autorización paterna "sólo se ha respetado el espíritu y las bases" del texto aprobado por la subcomisión" del Congreso que estudió la reforma de la ley. Para Aído, al poner el límite en los 16 años tan sólo se ha pretendido equiparar la decisión de abortar a la de cualquier otra intervención médica.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...