Detalle del mando DualSchock 4 de la actual PlayStation 4
Detalle del mando DualSchock 4 de la actual PlayStation 4 - ARCHIVO

PS5PlayStation 5: los primeros detalles apuntan a una consola con retrocompatibilidad y calidad a 8K

Sony desvela algunas prestaciones en los que está trabajando para la sucesora de la PlayStation 4, que llegará en 2020 a un precio más elevado

MADRIDActualizado:

Con su histórica «salida» de la primera línea del E3, la mayor feria de videojuegos, Sony quiso mandar un mensaje a su comunidad: tranquilidad, que tenemos buenas noticias. Empieza a hacerse realidad; la firma japonesa prepara su futura consola de sobremesa. No llegará al mercado hasta 2020 pero será este año cuando se anuncie a bombo y platillo. Por lo aireado en los primeros detalles solventes, el equipo dará un importante salto y, si se atiende a la tradición, se denominará PlayStation 5, aunque su nombre no ha trascendido de manera oficial.

En declaraciones al medio especializado «Wired», Mark Cerny, arquitecto de la actual PlayStation 4, el gigante asiático pretende elevar el listón de su apartado gráfico para conseguir que los juegos alcancen una resolución 8K (7.680 x 4.320 píxeles), aunque quedan aspectos por conseguir puesto que se desconoce realmente si los videojuegos se moverán a esta calidad de manera nativa. Es un movimiento lógico, puesto que se trata de un futuro estándar y en el que la nueva generación de televisores empieza a integrar. Un hecho que hace pensar que de aquí a unos pocos años se haya extendido a nivel masivo, con lo que la máquina estaría preparada para moverse en esa dirección.

Por supuesto, intentará aprovechar una mayor potencia adicional. Técnicamente, la consola apostará por una arquitectura AMD con microprocesadores Ryzen de siete nanómetros y ocho núcleos, mientras que su empuje gráfico vendrá también proporcionado por AMD con tarjetas Radeon basada en la nueva (y potente) generación Navi. Una decisión que vendrá acompañada de un importante salto visual dado que soportará técnicas de tipo «raytracing» -trazado de rayos, en español-, que se apoya en un algoritmo informático diseñado para lograr un mayor realismo. Con ello, se favorecerá también a la calidad de audio.

Frente a otras ideas que empiezan a discurrir en el sector, el futuro equipo contará con una unidad de estado sólido SSD que conseguirá una mayor velocidad de lectura y almacenamiento. De hecho, algunas de las pruebas experimentadas por los primeros prototipos han permitido que un videojuego como «Spider-Man» pase a cargar en 15 segundos como en la actual consola a 0,8 segundos.

Otro detalle que ha trascendido es su sistema de retrocompatibilidad. Una tendencia cada vez más en firme y que, en términos culturales, pueden conseguir un nuevo escenario de conservación de videojuegos. Es una capacidad ya existente en plataformas como Xbox pero que cada vez más se está extendiendo en el sector.

Esto quiere decir que los usuarios podrán jugar a títulos de la consola PlayStation 4, con lo que se borraría de la lista de deseos la idea de abandonar los lectores de discos físicos para otro momento. Lo más probable es que se desvele en un evento independiente de Sony a mitad de año para lanzarla al mercado para 2020 a un precio, presumiblemente, más cara que la PlayStation 4 original. Entre algunas propuestas que se hablan para reforzar el catálogo inicial se encuentra «Death Stranding», el esperado videojuego de Hideo Kojima, «padre» de la aclamada saga «Metal Gear».