Aleix Valls
Aleix Valls - INÉS BAUCELLS
ENTREVISTA

Aleix Valls: «Ser emprendedor es algo muy duro pero muy sexy desde fuera»

Valls es el director general de la Fundación Mobile World Capital pero dirige también el programa de Emprendeduría e Innovación de MWCB desde 2012 y es el responsable de 4 Years From Now (4YFN), la plataforma de negocio para start-ups tecnológicas que también tiene su propio hueco en la feria

ANA MARTÍNEZ
BARCELONAActualizado:

Entre tanto «smartphone», gadgets, realidad virtual o el 5G, el Mobile World Congress (MWC), que se desarrolla en Barcelona del 22 al 25 de febrero, también acoge otra cara de la revolución tecnológica, cuyo trabajo se centra en apoyar a los emprendedores de base digital, capacitar a las nuevas generaciones digitalmente, ayudar a las empresas a entender la transformación digital y a facilitar dicha transformación en la sociedad.

Se trata de la labor que lleva a cabo la Fundación Mobile World Capital (MWCB), sin la cuál no existiría esta famosa cita mundial.

Aleix Valls es, desde el pasado mes de diciembre, el director general de la Fundación pero dirige también el programa de Emprendeduría e Innovación de MWCB desde 2012 y es el responsable de 4 Years From Now(4YFN), la plataforma de negocio para start-ups tecnológicas que también tiene su propio hueco en la feria. Hablamos con este matemático, ingeniero y doctorado en mecánica de fluidos, experto en el sector.

Primer MWC como director de la Fundación Mobile World Capital. ¿Qué tal se está desarrollando el evento?

Está siendo una edición de éxito. Hay una gran cantidad de productos y de propuestas interesantes. A pesar de los problemas de movilidad, todo se está desarrollando con normalidad.

El lunes fue el primer día de la feria y hubo huelga de metro. Las carreteras estaban colapsadas. ¿Cómo han gestionado esta situación?

La huelga la hemos sufrido todos: vosotros, nosotros, los congresistas… Es una situación muy compleja en un momento en el que recibimos muchos visitantes y al mismo tiempo. Así que desplegamos un plan de contingencias con autobuses extra y hemos trabajado muy duro para que el evento fluya y no se vea afectado. Y de hecho se está desarrollando con normalidad. Por otro lado, está la seguridad del evento. Hemos puesto especial énfasis y este año hay un extra de seguridad tras los últimos acontecimientos.

Ya que hablamos de la huelga convocada por los trabajadores del Metro de Barcelona, ¿qué le parece que John Hoffman, consejero delegado de GSMA (asociación que agrupa a la industria móvil mundial e impulsa el Mobile World Congress), no haya participado en el acto de inauguración oficial?

Estaba muy ocupado

Bueno, realmente, no es así. Él mismo ha dicho sentirse “muy decepcionado” por la huelga de metro y su ausencia ha sido una forma de expresar su malestar por los paros convocados.

Es lógica su decepción. Llevamos mucho tiempo trabajando en ello y que se den estas cosas… La decepción es brutal. El MWC es un gran punto de encuentro y nos centramos en que todo salga bien.

Este enfrentamiento, ¿cree que puede influir en el futuro de Barcelona para albergar más el MWC?

Nosotros hemos firmado este año la renovación del contrato para seguir albergando el Mobile. El acuerdo caducaba en 2018 pero en junio lo renovamos así que tenemos contrato hasta 2023.

¿Qué es lo que más le gusta del Mobile World Congress?

Me gusta el hecho de que sea una opción única para Barcelona, poder ver los grandes proyectos de la industria, los “gadgets” pensados para el consumidor, cómo interactúa la gente… Es un evento muy importante para todos y el lema de este año, “Mobile is everything” (Móvil es todo) lo representa muy bien.

Aunque todo el mundo conoce el MWC, conviene señalas que este evento nace gracias a la Fudación. El Mobile solo dura cuatro días pero la MWCB trabaja todo el año.

Así es. Somos un escaparate único para la industria y no hay que olvidar que la transformación digital es un hecho. Por eso, nosotros trabajamos principalmente en tres áreas: capacitación digital, es decir, enseñamos a la gente joven y le explicamos lo que está sucediendo para que puedan hacer de ello una carrera profesional; transformación digital de los sectores, lo que implica una evangelización en áreas como la salud, el retail, etc. para que se unan y entiendan esta realidad; y, por último, apoyamos a los emprendedores y startups. Hay mucho talento y poca inversión.

De hecho, es de lo que más se quejan los emprendedores: la falta de crédito

Ser emprendedor es algo muy duro pero muy sexy desde fuera. Hay que estar muy convencido y asumir etapas muy duras. Conlleva un riesgo y requiere de mucha motivación, pasión, ganas por cambiar las cosas… ¿Vale la pena? Yo digo que sí pero es una decisión muy personal.

Por otro lado está el tema de las ayudas. Quien quiera emprender no necesita de ayudas. Cuando un proyecto es bueno, los clientes llegan y las ayudas no pueden ser la excusa para no emprender. Esto no quita que el marco regulatorio o fiscal en España sea mejor o peor y haya que cambiarlo.

¿Está en nuestro país extendida la cultura emprendedora o sigue costando? A los jóvenes, especialmente, se les está inculcando

La gente que emprende no es precisamente la más joven. De hecho, en Sillicon Valley, el referente que todos conocemos, la media es de unos 40 años. Es decir, la gente decide emprender después de haber adquirido unos conocimientos, tiene una experiencia… Pero es verdad que la gente joven ya tiene este pensamiento y se nota un gran cambio en su actitud por emprender. Hace años, cuando a mis alumnos les preguntaba quién quería emprender, la mayoría decía que prefería ser contratado por una empresa. Hoy, es al contrario. Hay un cambio y es muy evidente.

Aún así, queda mucho por hacer ¿no?

Hay aún un gran reto por delante. El emprendedor no es solo el que crea y una zapatería, que también. Pero el reto está en llevar a cabo un proyecto sólido y estimulante con la capacidad suficiente como para atraer talento. Esa es la clave de emprender, que va más allá del espíritu empresarial porque, entre otras cosas, quiere cambiar el mundo.