Asamblea Plenaria de los obispos españoles - De San Bernardo

Los obispos españoles no cumplen ni un tercio de las directrices antiabusos sugeridas por el Papa

Solo la diócesis de Astorga ha creado una delegación para atender a las víctimas

Actualizado:

Al comienzo de la cumbre antipederastia que se celebra en el Vaticano hasta el domingo, el Papa entregó a los presidentes de las 114 conferencias episcopales una lista de 21 directrices para combatir los abusos sexuales en el seno de la Iglesia.

Los obispos españoles no cumplen ni un tercio pues faltan, por ejemplo, las siguientes:

2. Proveerse de estructuras de escucha, compuestas por personas capacitadas y expertas, donde se realiza un primer discernimiento de los casos de presuntas víctimas.

7. Establecer protocolos específicos para el manejo de las acusaciones contra los obispos.

8. Acompañar, proteger y atender a las víctimas, ofreciéndoles todo el apoyo necesario para su completa sanación. Solo la diócesis de Astorga ha creado una delegación de atención a las personas que han sufrido abusos.

10. Preparar caminos para la atención pastoral de las comunidades heridas por los abusos.

11. Consolidar la colaboración con todas las personas de buena voluntad y con los medios de comunicación para poder reconocer y discernir los casos verdaderos de los falsos.

13. Establecer disposiciones que regulen y faciliten la participación de expertos laicos en las investigaciones y en los diferentes grados de juicio de los procesos canónicos sobre abuso sexual y/o de poder.

16. Introducir reglas concernientes a los seminaristas y candidatos al sacerdocio o a la vida religiosa, con programas de formación inicial y permanente para consolidar su madurez humana, espiritual y psicosexual.

19. Formular códigos de conducta obligatorios para todos los clérigos, religiosos, personal de servicio y voluntarios, con el fin de definir límites apropiados en las relaciones personales. Especificar los requisitos para el personal y los voluntarios, y verificar sus antecedentes penales.

20. Ilustrar toda la información y datos sobre los peligros del abuso y sus efectos, sobre cómo reconocer las señales de abuso y cómo denunciar a las sospechas de abuso sexual. Esto debe hacerse en colaboración con los padres, profesores, profesionales y las autoridades civiles.

21. Donde aun no se ha hecho, es necesario instituir un organismo de fácil acceso para las víctimas que deseen denunciar los delitos. Un organismo que goce de autonomía respecto a la autoridad eclesiástica local, compuesto por personas expertas (clérigos y laicos) que sepan expresar la atención de la Iglesia a aquellos que se consideran ofendidos por actitudes inadecuadas por parte de clérigos.