ABC

Un grupo de católicos crea la primera línea de atención a las víctimas de abusos en el seno de la Iglesia

Diecisiete profesionales ponen en marcha Betania, una asociación para ayudar a estas personas «a sanar y reparar el daño que han sufrido»

MadridActualizado:

Después de varios años de trabajo con víctimas de abusos sexuales en el seno de la Iglesia, un grupo de 17 profesionales católicos -entre médicos, psicólogos, abogados, investigadores universitarios, profesores y canonistas- han decidido unir sus esfuerzos y fundar Betania. Se trata de la primera asociación civil creada en España para ofrecer una respuesta integral a las personas que han sufrido este tipo delito en entornos eclesiásticos y religiosos.

«Nuestro objetivo es contribuir a sanar y reparar el daño infligido a las víctimas a través de un proceso de acogida, escucha y acompañamiento lo más ajustado posible a sus necesidades y situaciones concretas. La meta final es su recuperación integral para que puedan alcanzar esa restauración del orden personal, familiar y social que los abusos sexuales quebraron», explicó a ABC, la presidenta de esta asociación, la profesora Teresa Compte, especialista en la atención a víctimas de experiencias traumáticas.

El servicio, que prestará esta organización independiente sin ánimo de lucro, incluye acompañamiento terapéutico a la víctimas y a su entorno familiar y un primer asesoramiento legal sobre cómo ejercer sus derechos ante la justicia civil y canónica. También se ofrece a quien lo requiera acompañamiento de tipo espiritual para abordar heridas específicas que provocan estos crímenes cuando son cometidos en el seno de una institución religiosa. En los casos en que sea posible y lo demande la víctima, la Asociación para la Acogida y el Acompañamiento Betania además facilitará respuestas de justicia restaurativa acordes con los estándares internacionales.

Para poder atender a estas personas, la asociación ha puesto en marcha una línea de atención telefónica (636 991 846) y una dirección de correo electrónico (acogida@acogidabetania.es). «A través de estos dos medios creemos que podemos garantizar que la primera escucha sea lo suficientemente privada, íntima y confidencial para que la persona pueda ver que hay una puerta abierta, una acogida, una escucha, un grupo de profesionales dispuestos a tenderle una mano para hacer juntos este proceso de reparación», explicó Compte.

««Queremos que las víctimas vean que hay un grupo de profesionales dispuestos a tenderles una mano»

En sus estatutos, la organización explica que «todas las formas de abuso generan un trauma complejo que altera las estructuras psicofísicas de la persona y su desempeño social, laboral y familiar». En el caso de los abusos en el seno de instituciones religiosas, se genera además un trauma de «naturaleza espiritual» que se manifiesta en «forma de traición de la confianza, traición de las expectativas de cuidado y traición del mensaje encarnado por la institución, en cuyo seno se cometen abusos».

Pese al enorme drama que viven las víctimas, la respuesta a la que tienen derecho «no ha cobrado la forma institucional adecuada» -subrayan los estatutos-. «El pasado lo conocemos; por eso nosotros queremos que se difunda que es posible la sanación de las víctimas a través de un proceso de acompañamiento integral», subraya Compte.

La organización, que necesita apoyos para su sostenimiento, también tiene previsto realizar estudios y análisis estadísticos que permitan dimensionar el alcance de esta lacra en la Iglesia en España, además de poner en marcha protocolos de actuaciones para entidades a las que pueda afectar este tipo de delitos. Otro de sus ámbitos de actuación será el de la formación y la concienciación social.

Betania, el nombre elegido por estos profesionales para esta asociación pionera en España, es muy significativo, ya que se refiere a la casa en la que Jesús descansaba junto a Marta, María y Lázaro, y en la que este último recuperó la vida.