El Papa pide que «se alce fuerte en toda la tierra el grito de la paz» para Siria
El Papa Francisco a su llegada a la plaza de San Pedro, en el Vaticano - afp

El Papa pide que «se alce fuerte en toda la tierra el grito de la paz» para Siria

El Pontífice reanuda las audiencias generales en la plaza de San Pedro, suspendidas en julio y agosto

Actualizado:

El vigoroso llamamiento del Papa Francisco por la paz en Siria dominó este miércoles la primera audiencia general después de dos meses de pausa veraniega. Fue un reencuentro jubiloso y entusiasta, dedicado a recordar la Jornada Mundial de la Juventud en Brasil, pero terminó con una referencia a la dramática situación internacional, y una exhortación urgente a que el próximo sábado «se alce fuerte en toda la tierra el grito de la paz».

En sus palabras finales, el Papa agradeció la acogida de los líderes de otras religiones a su convocatoria de una jornada de oración y ayuno, en la que él mismo participará rezando en la plaza de San Pedro el próximo sábado desde las siete de la tarde a las 11 de la noche.

El Santo Padre recordó que se trata de «una jornada especial de ayuno y oración por la paz en Siria, en Oriente Medio y en el mundo entero», y «también por la paz en nuestros corazones, ya que la paz empieza en el corazón».

Como siempre, el Papa llegó con mucho adelanto a la audiencia general y dedico más de media hora a recorrer la plaza de San Pedro en el papamóvil para que todos pudiesen verle de cerca.

En su discurso recordó la Jornada Mundial de la Juventud de Río de Janeiro, a finales de julio, especialmente los encuentros con los jóvenes en la playa de Copacabana, «que nos llevaba a pensar en las orillas del lago de Galilea, pues también hoy el Señor nos dice ‘Id a todas las gentes’ y nos promete que estará con nosotros». También recordó su visita al santuario de Nuestra Señora de Aparecida, donde los obispos de América Latina celebraron en el 2007 una asamblea «muy significativa en el camino pastoral de esa parte del mundo donde vive la mayor parte de la Iglesia católica».