ES NOTICIA EN ABC

La mejor televisión que hemos visto en 2018

Los buenos programas no siempre son los que más audiencia tienen. Aquí va una selección (subjetiva y condicionada) de los grandes espacios que nos deja el año que termina

Carmen Lomana, concursante de la última edición de «MasterChef Celebrity»
Carmen Lomana, concursante de la última edición de «MasterChef Celebrity»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Termina el año y toca hacer balance. Programación de la buena, sin duda, que conviene analizar para recordar al espectador que la televisión es mucho más que unos cuantos famosos gritando previo pago en un plató. La entrada en escena de las plataformas y la era de la abundancia televisiva han dado lugar a un panorama en el que las series han conquistado a los espectadores con títulos como «Marvelous Mrs. Maisel», «Killing Eve» o, quedándonos en el contenido patrio, «El día de mañana», «Fariña» o «Cuéntame cómo pasó». También ha habido, no en vano, programas de indudable calidad que merecen mención aparte. Comienza así un recopilatorio de lo más subjetivo y condicionado sobre la buena televisión de 2018. Falta mucho en una lista que podría ocupar varias páginas, malas noticias para los que todavía piensen que ver televisión es perder el tiempo.

Por los pelos, el final de 2018 ha traído consigo el estreno de la tercera temporada de «Radio Gaga», en la que Quique Peinado y Manuel Burque vuelven a hacer televisión necesaria, de concienciación social y de la que consigue reactivar neuronas. la El dúo, especialista ya en erizar el vello de sus espectadores con historias humanas que reclaman ser contadas, trata en esta tanda de capítulos temas como la libertad sexual, la adolescencia en su versión más dura o el desconocido trabajo dentro de una prisión. El programa que emite Movistar+ no ha decepcionado a aquellos espectadores que ya le otorgaron su confianza en entregas anteriores. El primer capítulo, ubicado en el madrileño de Chueca, ya se ha convertido en una emisión de imprescindible visionado.

Si este año hiciéramos un listado titulado «Programas para emitir en un colegio» Radio Gaga estaría a la cabeza aunque no faltarían otros «must» como «Salvados», especialmente «La mala educación», en el que Évole charla con un grupo de jóvenes que relata al periodista su visión del sexo, las redes sociales y las relaciones en una etapa, la adolescencia, imposible de entender ni si quiera por sus protagonistas.

#0 también se corona este año con «Cosas de la edad», el espacio que reune a niños y ancianos en una residencia dando lugar a una increíble experiencia de aprendizaje para espectadores en cualquier etapa vital. Si todavía no lo ha visto prepárese para llorar. «Cosas de la edad» es televisión de la que cura, de la que nos hace pensar en lo realmente importante. Televisión didáctica en la era del enfrentamiento, de los gritos y los bulos por unos miles de euros.

Televisión didáctica en la era del enfrentamiento, de los gritos y los bulos por dinero

En esta línea del aprendizaje es justo y necesario mencionar a Hannah Gadsby y su «Nanette». La cómica australiana fue una de las grandes protagonistas de Netflix este verano gracias a un monólogo que va mucho más allá de un mero relato de las dificultades ligadas al hecho de ser una mujer cómica y lesbiana. Altamente recomendado. También hay que destacar en este año que termina la gesta conseguida por Alberto Chicote. El chef ha entrado esta temporada en nuestros hogares con «Te lo vas a comer», un trabajo que ha logrado poner patas arriba a la industria alimentaria provocando todo tipo de debates, broncas e incluso dimisiones. En realidad, Chicote no ha hecho más que poner sobre el tablero algo que siempre ha estado ahí pero que no nos habían contado o, al menos, no en horario de máxima audiencia: el fraude del pescado, el maltrato a nuestros mayores en algunas residencias de ancianos, la pobre comida en ciertos hospitales...

Este ha sido también el año (en realidad, todos lo son) de «Masterchef Celebrity». El gran casting de esta edición, encabezado por rostros como los de Carmen Lomana o Santiago Segura, ha dejado al espectador con gran sabor de boca y no solo por las elaboraciones de su ganadora, Ona Carbonell. Las broncas entre Lomana y Antonia Dell'Atte, los enfados de Boris o Santiago Segura y las excentricidades de Mario Vaquerizo han hecho del programa de famosos uno de los platos fuertes del año televisivo. Televisión Española, además, ha vuelto a triunfar (menos, todo hay que decirlo) con OT 2018 que, aunque más descafeinada que la anterior edición (Amaia solo hay una) sí ha cautivado de nuevo al público poniendo de relieve valores como el compañerismo y la solidaridad. Polémicas, eso sí, no han faltado en la academia de este año: la «mariconez», el novio de María, el reparto de temas para Eurovisión 2019...

De un reality a otro merece la pena recordar al espectador que la telerrealidad no es mala cuando se sabe escoger el programa. Si OT 2018 ha exaltado los valores de la amistad, «El Puente» ha hecho lo propio con el esfuerzo y la constancia. Y es que esto de resaltar la buena televisión no va de condenar a otros programas ni criticar a quien este año se ha emocionado con el embarazo de Verdeliss en «Gran Hermano VIP» o las broncas entre Mónica Hoyos y Miriam Saavedra pero sí de mostrar que otro tipo de reality es posible. Si son suscriptores de Movistar+ echen un vistazo al programa presentado por Paula Vázquez, engancha y emociona a partes iguales. Y también hay grandes broncas.

Si este año tuviera que escoger un concurso que haya marcado el año descartaría «Pasapalabra» y «¡Boom!» porque me cansa ver siempre las mismas caras luchando por el bote. Precisamente por este motivo hay un espacio que merece mención aparte: «Ahora Caigo». Arturo Valls ha logrado que su programa se convierta en el momento de «buen rollo» de la tarde, de reirse sin motivo aparente y de hacer el tonto porque apetece. Las bromas pueden parecer absurdas y los concursantes extravagantes, pero a veces lo absurdo divierte y entretiene. Y eso no es ninguna tontería. (Cuándo serás mía♪♪♪)