In-Edit, el placer de la música en pantalla grande

La rama madrileña del festival proyectará casi una veintena de documentales musicales en Cinesa

Actualizado:

Llega una nueva edición de In-Edit (1-4 de noviembre, Cinesa Proyecciones), el mayor festival del mundo dedicado exclusivamente al documental musical. Su director artístico, Luís Hidalgo, lo describe como un intento de «reflejar la vida, sus tensiones, extrañezas y sorpresas; poner en pantalla parte de los retos de las culturas humanas, no otros que la igualdad, las lecciones de los diferentes, la poesía, el fin de los sueños o el sentido mismo del consumo». Por ello, siempre cosidos por la música, personajes insólitos, situaciones chocantes, reivindicaciones inexcusables y epopeyas generacionales se citan nuevamente en la programación (horarios aquí).

Hay un poco de todo: desde historias de grupos y bandas que bregaron en los márgenes de la industria y marcaron época, como los australianos Radio Birdman, quienes en «Descent into the Maelstrom» rememoran su odisea contra viento, marea, dueños de salas y departamentos de marketing como pioneros del underground australiano, amén de herederos naturales del rock más fiero de Detroit; o el sello Wax Trax!, la tienda de discos y sello discográfico que, desde Chicago, puso patas arriba el underground ochentero propulsando un nuevo sonido: el electro industrial, y cuya loca y libertina historia se cuenta en «Industrial Accident».

También hay películas que huelen a despedida. «George Michael: Freedom!», narrada y codirigida por el propio George Michael hasta días antes de su muerte, es su honesto e íntimo testamento en forma de colosal videoclip entre la candidez y la tragedia. «Yo no me llamo Rubén Blades» es también un testamento, el del gran poeta de la salsa. Un autohomenaje en el que el artista panameño se despide de «Pedro Navaja» y habla de sus inicios en Fania, de política, de su relación con las mujeres y de su vocación de cronista social. También M.I.A. ha anunciado que deja la música, y en el documental «Matangi / Maya /M.I.A.» dos décadas de vídeos caseros nos revelan su vida primero como refugiada en Londres huyendo de la guerra en Sri Lanka y luego como estrella en un negocio que no tolera posicionamientos políticos.

Otros títulos trascienden lo meramente musical para hablarnos de historia, de política, de movimientos generacionales y del diálogo entre diferentes comunidades. Así, en «The King», Elvis Presley se erige como metáfora definitiva del sueño americano. Músicos, analistas y gente de a pie recorren a bordo de su Rolls Royce la historia y el alma de una nación mientras ésta se adentra en la era Trump. Entre el documental y la recreación cinematográfica, «Rudeboy: The Story of Trojan Records», no es solo la historia del más famoso sello de música jamaicana sino también la del idilio de jóvenes británicos de clase obrera con los ritmos surgidos en los ghettos de Kingston. Y «My Generation» retrata el «swinging London» de los 60 en todo su esplendor, a través de los ojos del actor Michael Caine y las voces de coetáneos de aquella generación que protagonizó un colorido y liberador «asalto a la cultura popular».

«Desolation Center» es casi una película de aventuras: las peripecias sensoriales de los promotores que llevaron el mejor post-punk e industrial de los 80 al desierto del Mojave e inspiraron a festivales como Lollapalooza o Burning Man. En «L7: Pretend We’re Dead», a lomos de un auténtico alud de material de archivo y vídeos domésticos, las integrantes de uno de los grupos más feroces de la era grunge hablan con desarmante y gamberra franqueza sobre su auge, caída y regreso por demanda popular. Más confesional, si cabe, es «In the Middle of Norway», documental sobre la doble vida de Jorge Martí, cantante de La Habitación Roja: en verano, músico profesional en grandes escenarios de España y Latinoamérica, y el resto del año, enfermero en un centro para pacientes con Alzheimer en Noruega. El propio Jorge Martí ofrecerá una actuación en el cine después la proyección del documental junto a Pau Roca, guitarrista de La Habitación Roja.

La sección KM 0 reúne dos historias que salen de Madrid. En «Noches de Rock’n’Roll», Fernando Colomo, director de «¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este?», se reencuentra con los míticos Burning coincidiendo con el 40 aniversario de la banda insignia del rock español. Y en «Bandera Negra», los responsables del programa homónimo de Radio 3 dedicado al hardcore-punk, el rock alternativo y el mundo del skate, se echan a la carretera para devolver la visita a los grupos que han pasado por su estudio a lo largo de cinco años.

Y hemos dejado para el final tres películas que si algo tienen en común son el gran vuelco que da la vida de sus protagonistas. Studio 54 cuenta el auge y caída del templo definitorio de la era disco pero también es la crónica judicial del descalabro de aquel «Shangri-La del hedonismo». Shut Up and Play the Piano captura la metamorfosis de Chilly Gonzales: del electro rap a la música clásica de piano, de Montreal a París pasando por Berlín, ficción y realidad se funden en un viaje que rebosa humor y megalomanía. Y los treinta años del “mejor disco sobre una ruptura amorosa jamás hecho” inspiran The Wedding Present: Something Left Behind, un repaso exhaustivo a la gestación y a la impronta de “George Best”, el debut de una institución del indie británico como The Wedding Present.