TECNOLOGÍA

El calor del verano te puede dejar sin el control del coche

Pantallas que se apagan, frenos que se calientan o baterías que se descargan, son algunos de los problemas que puede provocar la exposición al sol, ya que se pueden superar con facilidad los 70 grados de temperatura

MADRIDActualizado:

El calor hace que los componentes mecánicos se resientan en su estructura y rendimiento, incrementándose el número de averías. Esta situación se ve agravada por el envejecimiento del parque automovilístico y por la falta de mantenimiento. Es por ello que se hace indispensable pasar por el taller antes de emprender las vacaciones de verano para tener la máxima seguridad en la carretera.

Porque no solo los vehículos más viejos se ven afectados por las altas temperaturas. en plena era tecnológica, gran cantidad de vehículos disponen de pantallas a través de las cuales se acceden a numerosos controles. Y precisamente por las elevadas temperaturas es posible que estas pantallas no funcionen correctamente.

Los dispositivos electrónicos pueden tener importantes problemas si se sobreexponen al calor o al sol. Por ejemplo, pueden dejar de funcionar al superar su temperatura óptima de funcionamiento, pueden estallar las pantallas, o incluso llegar a soltarse piezas de su interior.

En el interior de un vehículo aparcado al sol la temperatura puede aumentar en poco tiempo en hasta veinte grados y llegar a los 70 grados con facilidad. Por eso es importante que no dejemos ningún aparato en el coche durante el verano. En el caso de las pantallas multimedia es imposible sacarlas del vehículo, por lo que, para evitar su mal funcionamiento o una avería grave, se recomienda en la medida de lo posible aparcar el coche a la sombra. Si arrancamos el coche y la pantalla no se enciende, lo mejor es conectar el climatizador hasta que el interior del vehículo alcance una temperatura más adecuada al funcionamiento de este tipo de dispositivos.