De izquierda a derecha y de arriba a abajo: la casa de Pablo Iglesias; la actual sede del PSOE; la calle actual; y Valentín Ferraz - abc
calle ferraz

El desconocido presidente del Gobierno y alcalde de Madrid que da nombre a la «calle del PSOE»

Valentín Ferraz es, además de la famosa vía donde se ubica la sede del partido que fundó Pablo Iglesias, un refutado militar aragonés de la corte isabelina que combatió en Perú

Actualizado:

Aragonés, liberal, militar condecorado, presidente del Gobierno, alcalde de la capital en 1855 y senador vitalicio. Todos estos títulos corresponden a una misma persona cuyo apellido copa cientos de titulares pero, más allá de albergar la sede nacional del PSOE, es incluso para muchos madrileños un completo desconocido. La calle de Valentín Ferraz y Barrau (Anciles, Huesca, 14 de febrero de 1792 – El Escorial, Madrid, 31 de agosto de 1866) es el eje del barrio de Argüelles. Cubre un trayecto que va desde la Plaza de España –denominada en su momento Plaza de San Marcial– hasta la intersección con el paseo de Moret. Corre paralela al Paseo del Pintor Rosales.

Se sabe tan poco de Ferraz que incluso su fecha de nacimiento está mal indicada en la web de La Moncloa y tampoco figura su segundo apellido. Según la biografía del general recogida por Fernando García-Mercadal y Fernando Martínez de Baños en el libro «Valentín Ferraz, un militar altoaragonés en la corte isabelina (1792-1866)», nació en 1792 en el seno de una familia noble de un pueblo del valle de Benasque.

Con apenas 16 años su tío, Antonio Cornel y Ferraz –ministro de Guerra– le introdujo en la carrera militar. En 1816, ya como oficial de Caballería, fue enviado a Perú. El gran desempeño, liderazgo y eficacia de Ferraz le convirtió, tras nueve años en el continente americano, en uno de los mejores militares de España. El general Baldomero Espartero –Príncipe de Vergara– dijo que «había muy pocos como él en la Península» y que no se excedía en nada si le tildaba como «uno de los mejores de Europa». Elogios así le valieron la más preciada de las condecoraciones militares españolas: la Laureada de San Fernando. Por su carácter proactivo se le llegó a conocer con el sobrenombre de «Regenerador de la Caballería española».

Cuando regresó a España, en 1825, el propio Baldomero Espartero se encargó de impulsar su carrera política y profesional hasta las más altas instituciones de Estado: fue teniente general de los Ejércitos, diputado y senador del Reino por la provincia de Huesca, alcalde de Madrid, ministro de Guerra en cuatro ocasiones y presidente del Consejo de Ministros en las últimas semanas de la regencia de María Cristina de Borbón.

La calle surge en 1856 cuando se derriban las vallas de la montaña de Príncipe Pío se prolonga hasta el parque del Oeste. Inicialmente se denomina calle de San Marcial y finalmente se cambia en honor del que era alcalde de Madrid: Valentín Ferraz, tan solo un año antes de su muerte. Uno de sus retos durante su época de regidor de la capital–solo duró año y medio en el cargo– fue ordenar la expansión de la ciudad. Precisamente por ello se le homenajeó con el nombre de una de las calles que en esa época encarnó el desarrollo de Madrid.

La calle sufrió, ya en plena Guerra Civil, una fuerte devastación por coincidir con en la defensa de Madrid con el frente de la Ciudad Universitaria. En diciembre de 1987, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) traslada su sede al número 70 de esta calle, lugar donde murió en 1925 el fundador de la organización, Pablo Iglesias.

Entre otros vecinos ilustres de la calle Ferraz se encuentra la poetisa Gertrudis Gómez de Avellaneda, el escultor Eduardo Barrón, el poeta Carlos Miranda, el fotógrafo Juan Gyenes y el industrial Eduardo Barreiros. En ese mismo edificio había residido anteriormente, en 1892, el compositor italiano Giacomo Puccini cuando viajó a Madrid para dirigir su ópera «Edgar» en el Teatro Real. En el número 25 tuvo su primera sede la famosa Fábrica Gal de jabones.