El abrazo entre Pedro Sánchez y Tomás Gómez en Ferraz tras conocer los resultados de las primarias para liderar el PSOE
El abrazo entre Pedro Sánchez y Tomás Gómez en Ferraz tras conocer los resultados de las primarias para liderar el PSOE - psm
madrid

Tomás Gómez respira aliviado con Pedro Sánchez en Ferraz

El máximo responsable socialista en Madrid confía en el apoyo del nuevo líder del PSOE para revalidar su candidatura

Actualizado:

La victoria de Pedro Sánchez como nuevo secretario general de los socialistas también supo a gloria al líder del PSM, Tomás Gómez. El sucesor de Alfredo Pérez Rubalcaba tendrá mucho que decir sobre las candidaturas a la Comunidad y al Ayuntamiento de Madrid y eso favorece al exalcalde de Parla. Nadie olvida las palabras de Sánchez hace unos días cuando dijo «Tomás, tú serás el próximo presidente de la Comunidad de Madrid».

Gómez se mostró muy «satisfecho y contento» tras el éxito de Sánchez porque, según declaró ayer en Ferraz, se « abre un nuevo tiempo de cambio y de futuro». Con estas declaraciones se refería al porvenir de su propia formación y del resto de españoles, pero de forma implícita también al suyo: Callao respira tranquilo con Sánchez como caudillo de los socialistas.

Esta es la primera vez que Gómez apuesta a caballo ganador y espera obtener una recompensa por ello, ya que desde 2012 no levanta cabeza. Después de la derrota de su partido en las últimas elecciones generales apoyó –en el último momento– a Carme Chacón. Un puesto que, finalmente, recayó en Alfredo Pérez Rubalcaba, que venció con una diferencia de 22 votos.

Las tensiones entre el máximo responsable de los socialistas nacionales y el de los madrileños se notó aún más en las últimos comicios europeos. Tanto que Gómez –que encabeza las listas del PSOE en Madrid desde 2007– realizó un ejercicio de memoria selectiva en el que rechazó aceptar responsabilidad alguna por el derrumbe electoral en la región. Su interpretación del desastre en las europeas le llevó a culpar a Rubalcaba por los 397.000 votos de menos cosechados en Madrid respecto a 2009. Unos datos sólo empeorados por el desplome en Cataluña (350.000 votos), Valencia (331.000) o Andalucía (328.000).

Pugna por el Ayuntamiento

La marcha de Rubalcaba y el triunfo de Sánchez abre el cielo a Gómez y, sin embargo, complica el camino a Jaime Lissavetzky, viejo amigo del líder saliente. El actual portavoz socialista en el Ayuntamiento de la capital ha manifestado su intención de repetir como candidato en 2015.

No obstante, Lissavetzky no las tiene todas consigo: el diputado madrileño Antonio Carmona codicia el mismo cargo. El profesor universitario y tertuliano televisivo, en caso de hacerse oficial su candidatura, contaría con el respaldo de Gómez; mientras que Lissavetzky se queda huérfano sin Rubalcaba. En el seno del PSM ya dan casi por hecho que habrá que ir a otras primarias en menos de un año.