El conflicto educativo se enquista en Baleares con una nueva jornada de huelga
Los representantes de los sindicatos de enseñanza forman una cadena humana - joan llado

El conflicto educativo se enquista en Baleares con una nueva jornada de huelga

La Asamblea de Docentes pide diálogo a la Consejería, mientras aumentan las críticas hacia el giro político que han ido tomando las protestas

Actualizado:

La nueva jornada de huelga desarrollada hoy martes en los colegios e institutos de Baleares ha contado con un seguimiento del 11% del profesorado, según el Gobierno balear, porcentaje que los convocantes han situado por encima del 40%.

Este paro fue acordado en diciembre por la Asamblea de Docentes, como muestra de apoyo al director del IES Marratxí, Jaume March, a quien la Consejería de Educación abrió un expediente disciplinario relacionado con el desarrollo de la primera huelga, llevada a cabo en septiembre. La Consejería investiga si March habría cometido una falta muy grave por, supuestamente, conculcar el derecho a la educación de una alumna y por no mantener una actitud de neutralidad.

Tras la apertura del citado expediente, March envió semanas atrás un correo electrónico a los profesores del centro que dirige, en el que explicaba el caso y en el que aparecían también el nombre y los apellidos de dicha alumna, hecho que ha sido denunciado públicamente por su madre. Por otra parte, un porcentaje cada vez mayor de maestros y de padres de las Islas está empezando a cuestionar el cariz que están tomando las movilizaciones, al considerar que se centran cada vez más en reivindicaciones políticas, apoyadas por las formaciones nacionalistas, que no en cuestiones estrictamente educativas.

Uno de los actos de protesta desarrollados hoy ha sido, precisamente, la configuración de una cadena humana en favor de March que ha rodeado el citado instituto. Además, alrededor de 700 personas se han concentrado frente a la sede de la Consejería para pedir la reanudación del diálogo con la responsable autonómica de Educación, Joana María Camps, si bien al mismo tiempo han solicitado también su dimisión.

Las movilizaciones de los docentes empezaron en el Archipiélago el pasado 16 de septiembre con el inicio de una huelga indefinida que se prolongó hasta el 4 de octubre. Con posterioridad, había habido hasta hoy una nueva y única jornada de paro, que en Mallorca tuvo lugar el pasado 8 de noviembre y que en Menorca, Ibiza y Formentera se desarrolló el 11 de noviembre.

El origen de las citadas protestas se encuentra en el rechazo de los docentes a la aplicación durante este curso del llamado decreto de Tratamiento Integrado de Lenguas (TIL), aprobado por el Ejecutivo que preside el popular José Ramón Bauzá. El TIL aboga por un modelo educativo trilingüe, con el inglés como tercera lengua, y supone en la práctica el fin de la inmersión lingüística en catalán.

Durante la primera fase del actual conflicto educativo, la Asamblea de Docentes y los sindicatos mantuvieron diversas reuniones con la consejera de Educación para intentar llegar a un acuerdo sobre la implantación del TIL, pero no hubo resultados concretos. Camps ofrecía la opción de que el trilingüismo fuese aplicado en este curso de manera voluntaria en la ESO, aunque en Infantil y en Primaria sería obligatorio. Esta posibilidad no satisfacía a los maestros, que deseaban que, como mínimo, la enseñanza conjunta en castellano, catalán e inglés fuese voluntaria en los tres niveles.

En aquellas fechas, en concreto el 29 de septiembre, más de 80.000 personas se manifestaron en Palma de Mallorca contra la política lingüística de Bauzá. Con posterioridad, el pasado 13 de octubre, unas 1.500 personas se concentraron en la Plaza Mayor de la capital balear en favor del trilingüismo.