La marea verde invade Mallorca contra el trilingüismo en la mayor protesta de su historia
La marea verde toma Palma - joan llado

La marea verde invade Mallorca contra el trilingüismo en la mayor protesta de su historia

Unas 80.000 personas se manifiestan contra el TIL y en defensa de una educación pública de calidad

efe
Actualizado:

Una multitudinaria «marea verde» ha «tomado» Palma en la «mayor manifestación de la democracia de las islas», según los organizadores, en apoyo a la huelga indefinida de docentes que comenzó el pasado día 16 y en contra del decreto del Tratamiento Integrado de Lenguas (TIL).

Bajo el lema «Contra la imposición, defendamos la educación», unas 80.000 personas —según la Sociedad Balear de Matemáticas de la Universidad de las Islas Baleares (UIB), que ha realizado el cálculo sobre 41.000 metros cuadrados— ha abarrotado las calles de la capital balear exigiendo «una educación pública de calidad».

Los manifestantes han comenzado a llegar a la Plaza de España, sobre las 16.00 horas y sobre las 17.30 las calles aledañas ya se encontraban llenas, por lo que la protesta ha tenido que comenzar el recorrido antes del horario fijado (18.00 h). «Ha sido la mayor manifestación en la democracias de las Islas Baleares, en Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera», ha dicho al concluir el recorrido en Plaza de la Reina el secretario general del sindicato STEI-i, Biel Caldentey, que ha calificado la protesta de «hecho histórico».

Con este precedente, Caldentey considera que el Govern tiene la «obligación» de negociar y rectificar. «Siempre hemos creído que teníamos la razón y la mayoría, ellos dicen que tienen la absoluta y nosotros la de la sociedad, por lo tanto las dos mayorías se tienen que poner de acuerdo, la legal y la real», ha precisado.

Amparados en los números, sindicatos y la Asamblea de Docentes, otra de las entidades convocantes de la huelga, se ven con más fuerza para exigir al Govern que acepte sus peticiones iniciales, en este caso, la retirada del Tratamiento Integrado de Lenguas (TIL) para este año. «Encontramos que ha sido un éxito de participación, pensamos que se han superado las expectativas, con lo que tendremos mucha fuerza de cara a la negociación de mañana, se ha mostrado una gran apoyo social. Las familias y los docentes nos han puesto las pilas», ha destacado Aicart.

Para el líder de la Federación de Enseñanza de CCOO, Toni Baos, la multitudinaria protesta «es una victoria contra el TIL y contra la LOMCE». «Necesitamos que el Govern entienda (...) Lo más unitario que tenemos es una foto de más de 100.000 personas», ha indicado Baos, que considera que es el momento de que el Govern dé a los docentes parte de lo que exigen «para cerrar el conflicto» y comenzar el curso.

Ha señalado que mañana los comités de huelga se reunirán para acordar la propuesta conjunta que llevarán a la mesa de negociaciones con la Conselleria de Educación, Cultura y Universidades sobre el decreto de trilingüismo. En opinión de Vicente Rodrigo, de FAPA Mallorca, se ha demostrado que los padres son «capaces de cualquier cosa» por sus hijos y de presionar para que los docentes tengan «suficientes herramientas» para dejar claro la postura de las familias «que no es otra que una educación de calidad».

«Las circunstancias son extraordinarias, por primera vez en mucho tiempo las familias han demostrado que tienen toda la confianza depositada en los docentes», ha afirmado Rodrigo.

Las entidades organizadoras, entre ellas la Plataforma Crida, ya habían expresado que la manifestación supondría un «récord histórico» de las vividas en Palma, donde las más multitudinaria reunió a unas 50.000 personas el año pasado. La manifestación ha comenzado con un gran aplauso y una sacudida general de manos, y ha iniciado el recorrido que ha colapsado todo el centro de Palma.

Carteles de «No al TIL», «InúTILes» o «Grita por una educación de calidad» han sido algunos de los que se han podido ver durante el masivo recorrido por la capital de las islas.

«Bauzá, dimisión» ha sido uno de los coros más escuchados en la protesta, que ha estado amenizada por varias batucadas a lo largo de la marcha hasta el final de la misma, donde se ha leído un manifiesto en el que se han recordado varias de las reivindicaciones del sector educativo y se ha pedido al Govern que «no insulte, coaccione, ataque o menosprecie» a los profesores.