Los dos espías rusos acusados, captados por una cámara de seguridad en la estación de Salisbury
Los dos espías rusos acusados, captados por una cámara de seguridad en la estación de Salisbury - Reuters

Las 55 horas y media de dos espías rusos para envenenar a los Skripal

La Policía británica reconstruye cómo intentaron matar al exagente y su hija

Actualizado:

Después de seis meses de investigaciones, en la que han trabajado 250 detectives de la red antiterrorista, la Policía británica identificó ayer a dos agentes de la inteligencia militar rusa como autores del envenenamiento con novichok el pasado marzo, en la localidad inglesa de Salisbury, del expía de 67 años Sergei Skripal y su hija Yulia, de 33, ambos también rusos. Los dos estuvieron hospitalizados en estado grave y ahora se recuperan de la exposición a ese agente nervioso. Así mismo resultó afectado el sargento Nick Bailey, de la Policía del condado de Wiltshire. Meses después, y según los investigadores en clara conexión con esos hechos, murió una mujer de 44 años, Dawn Sturgess, al resultar intoxicada por la misma sustancia en la cercana localidad de Amesbury junto con su pareja, Charlie Rowley, de 48, a pesar de no ser objetivos del ataque. De hecho, aún no se descarta que haya en la zona más material contaminado.

Alexander Petrov y Ruslan Boshirov, los dos identificados por el envenenamiento
Alexander Petrov y Ruslan Boshirov, los dos identificados por el envenenamiento - Reuters

Los dos acusados son Alexander Petrov y Ruslan Boshirov, de unos 40 años, que habrían viajado con nombres falsos. Según indicó la primera ministra británica, Theresa May, se trata de agentes del GRU, el servicio de inteligencia militar ruso. Reino Unido ha emitido órdenes de captura a través de Interpol y ha pedido colaboración ciudadana para recabar pistas.

Esta es la reconstrucción policial del intento de matar a Skripal:

Viernes, 2 de marzo

Ruslan Boshirov, en Gatwick
Ruslan Boshirov, en Gatwick- Afp

15.00 Los sospechosos llegan al aeropuerto de Gatwick procedentes de Moscú en el vuelo de la compañía rusa Aeroflot SU2588. Se cree que cogen a continuación un tren a Londres.

17.40 Llegan a la estación Victoria. De allí se trasladan, a través del transporte público, a la de Waterloo.

19.00 Se desplazan hasta el hotel City Stay, en Bow Road, en el este de Londres. Allí se hospedan dos noches.

Sábado, 3 de marzo

11.45 Tras salir del hotel y coger el metro, llegan a la estación de Waterloo, donde suben a un tren a Salisbury, en el condado de Wiltshire, unos 140 kilómetros al suroeste de la capital.

14.25 Llegan a Salisbury, donde hacen un reconocimiento de la zona.

16.10 Cogen el tren de regreso.

20.05 Llegan a Bow Road.

Domingo, 4 de marzo

8.05 Emprenden la misma ruta que el día anterior, en metro a la estación de Waterloo y en tren a Salisbury. Grabaciones de cámaras de videovigilancia muestran a los dos sujetos en el entorno de la casa de Sergei Skripal y se cree que contaminaron su puerta de entrada con el agente nervioso novichok.

Ambos en una calle de Salisbury
Ambos en una calle de Salisbury- Efe

16.15 Skripal y su hija Yulia aparecen inconscientes en un banco de Salisbury tras resultar envenenados.

16.45 Vuelven a Waterloo tras regresar de Salisbury y cogen el metro.

18.30 Llegan al aeropuerto de Heathrow.

22.30 Parten hacia Moscú en el vuelo de Aeroflot SU2585. No hay noticia de que desde entonces hayan vuelto a entrar al Reino Unido.

Dos meses después, se examinó la habitación de hotel donde se habían alojado y se hallaron pequeños restos de novichok en un par de muestras, demasiado bajas como para suponer riesgo para la salud pública, según los investigadores.

El 27 de junio Charlie Rowley encontró en cubo de basura en Salisbury una caja que parecía contener perfume. En su interior había una botella y un aplicador, que tres días trató de ensamblar en su casa en Amesbury, según declaró. Mientras lo hacía, se puso parte del contenido. Su pareja, Dawn Sturgess se lo aplicó en las muñecas. El 10 de julio la Policía encontró una caja con la etiquetada como Nina Ricci en una bolsa de basura en la cocina y al día siguiente una pequeña botella de cristal con la boquilla modificada. Tras analizarla, se comprobó que tenía una importante cantidad de novichok.