Dos policias fuera de la casa de Dawn Sturges y Charlie Rowley en Amesbury, Reino Unido EFE

La pareja envenenada en Reino Unido fue expuesta a una «alta dosis» del gas nervioso

Tras la muerte de la mujer, los agentes han iniciado una investigación de los hechos como asesinato y han asegurado que trabajan para identificar y llevar ante la Justicia a los responsables

LondresActualizado:

Dawn Sturges, la mujer afectada hace una semana por un agente nervioso en Amesbury, Reino Unido, ha fallecido finalmente este domingo, según ha informado la Policía británica. Sturges y su pareja —Charlie Rowley, su pareja, que sigue ingresado en el hospital en estado crítico— se habrían expuesto a restos del agente Novichok, el mismo utilizado contra el exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia en marzo en Salisbury.

Además, este lunes se ha sabido que la pareja de británicos intoxicados pudo entrar en contacto con una «dosis alta» del agente nervioso, según la Policía británica. Tras la muerte de la mujer, los agentes han iniciado una investigación de los hechos como asesinato y han asegurado que trabajan para identificar y llevar ante la Justicia a los responsables del suceso.

El jefe de la policía antiterrorista del Reino Unido, Neil Basu, ha ofrecido este lunes en una comparecencia pública los últimos detalles de las pesquisas, en las que trabajan más de un centenar de detectives. La muerte de Sturgess y la gravedad en la que se encuentra Rowley, reflejan que los afectados recibieron una «dosis alta» de Novichok al manipular un recipiente que ahora está siendo buscado, ha precisado. Durante el fin de semana los agentes han rastreado el domicilio del hombre, donde la pareja comenzó a sentirse indispuesta el pasado día 30, el de la mujer, en Salisbury (a 13 kilómetros de Amesbury) y los Jardines Reina Isabel, situados también en esa localidad, en la búsqueda del citado objeto. «Nuestra prioridad ahora es encontrar e identificar el recipiente que creemos puede ser la fuente de la contaminación», ha señalado el policía.

En esa misma línea, Basu ha indicado que una furgoneta en la que Dawn viajo antes de caer enfermo ha sido trasladada al laboratorio militar de investigación de armas químicas en Porton Down, en Wiltshire, para ser analizada. Tres hombres que viajaban con él en ese vehículo han sido contactados por los agentes y ninguno de ellos presenta síntomas de intoxicación, afirmó el agente. En ese centro de Porton Down fue donde el pasado 4 de julio se identificó la sustancia tóxica como Novichok, la misma con la que resultaron envenenados el exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia el 4 de marzo de Salisbury.

Basu ha reiterado este lunes que la «principal línea de investigación» contempla la relación entre ambos casos, aunque matizó que en «este punto» de las pesquisas aún no pueden confirmar tal hipótesis. «Como ya he dicho anteriormente, no existe evidencia de que la pareja visitara ninguno de los lugares que fueron descontaminados tras el ataque a los Skripal», ha recalcado.

El Gobierno británico responsabilizó a Rusia de ese ataque y el ministro del Interior británico, Sajod Javid, pidió explicaciones a ese país tras la intoxicación de los dos británicos. Con todo, Javid aseguró el domingo que «no hay planes» de impulsar nuevas sanciones contra Rusia, mientras que el Kremlin volvió a negar cualquier relación con el suceso. El ministro del Interior presidirá este lunes por la tarde una nueva reunión del comité de emergencia Cobra de la que dará cuenta posteriormente en el Parlamento británico.