Alexander Petrov (izquierda) y Ruslan Boshirov (derecha)
Alexander Petrov (izquierda) y Ruslan Boshirov (derecha) - Reuters

Reino Unido acusa a dos espías rusos del envenenamiento de los Skripal

Theresa May asegura en el Parlamento que los sospechosos son agentes de la inteligencia militar de Moscú

Actualizado:

Los fiscales británicos han identificado a dos ciudadanos rusos como los presuntos sospechosos de intentar asesinar al exespía ruso Sergei Skripal y su hija el pasado mes de marzo, aunque han aclarado que no pedirán su extradición, dado que Rusia no extradita a sus ciudadanos.

Los dos sospechosos son Alexander Petrov y Ruslan Boshirov, a quienes los fiscales acusan también de intentar asesinar a un oficial de Policía. Los fiscales han emitido órdenes de arresto europeas en su contra.

En una declaración en la Cámara de los Comunes del Parlamento, la primera ministra, Theresa May, ha señalado este miércoles que, como resultado de la investigación sobre el caso Skripal, se ha concluido que los dos sospechosos del ataque pertenecen a GRU, el servicio de inteligencia militar de Rusia.

La noticia de la identificación de los dos sospechosos del envenenamiento se produce después de que este martes la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) confirmara que el mismo agente químico utilizado contra Skripal y su hija, hallados inconscientes en marzo en la ciudad inglesa de Salisbury, fue localizado también meses más tarde en Amesbury, donde otras dos personas resultaron intoxicadas --una de ellas terminó falleciendo--.

Los resultados de los análisis realizados en los laboratorios de la OPAQ confirman las conclusiones de Reino Unido. «El complejo químico muestra las mismas propiedades tóxicas de un agente nervioso», dijo la organización, sin identificar que se trate del agente Novichok, de fabricación rusa.

Las autoridades británicas culparon a Rusia del envenenamiento de Sergei Skripal y de su hija, Yulia, a principios de marzo de 2018. Pese a las tareas de limpieza realizadas por los expertos, a finales de junio se confirmó un segundo caso de intoxicación en Amesbury cuyo origen habría estado en una botella localizada en casa de una de las víctimas.