Infografía abc/Fuente: frontex

Caminos de dolor a Europa: las rutas alternativas a los Balcanes de los refugiados

La Unión Europea y Turquía han sellado el cierre de la vía balcánica, por el que cerca de 40.000 de personas están desde este mismo martes atrapadas en Grecia

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Unión Europea y Turquía han llegado en la medianoche de este lunes a un acuerdo histórico, al sellar el cierre de la ruta balcánica, por el que cerca de40.000 de personas están desde este mismo martes atrapadas en Idomani (Grecia). Con esta decisión se pretende deportar a Turquía a todos los inmigrantes, incluidos los sirios, que lleguen a la UE por este país, a cambio de que los Veintiocho reubiquen a un número equivalente de refugiados que se encuentren en el país otomano.

Señores de la guerra, persecuciones políticas y religiosas, traficantes de personas y familias desmembradas y traumatizadas por las bombas. De fondo, los Gobiernos europeos, paladines de la defensa de los derechos humanos pero sobrepasados por la llegada masiva de inmigrantes. La peor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial, que ha desbordado a Occidente y alentado a los populismos en estados tan determinantes como Alemania o Francia, pero también en Hungría y Polonia, ha dibujado un mapa de constantes y omnipresentes líneas con las rutas de los migrantes, en su mayoría sirios, iraquíes o afganos, pero también de África Subsahariana. También le ha asestado a la indestructible canciller alemana, Angela Merkel, el peor golpe a su valoración, por defender primero la apertura de fronteras a los refugiados sirios y ahora pergeñar un acuerdo, junto a sus homólogos, con Turquía para mejorar el control en las llegadas.

Infografía ABC
Infografía ABC

Cuando el foco y las barreras se levantan en un punto, la crisis se desplaza a otro, y así sucesivamente. Los diques levantan más diques y la llegada de inmigrantes sigue la lógica de los vasos comunicantes. Aunque los expertos consultados por ABC han señalado dos principales rutas: la del Mediterráneo Central por Libia, que sería la más peligrosa y mortífera, y la de Grecia y Balcanes por Turquía, la más numerosa.

Termina el invierno

El pasado año se cerró con una cifra récord al registrarse más de 1,2 millones de solicitudes de asilo en Europa. Solo el pasado enero y según la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), al menos 365 inmigrantes desaparecieron o directamente murieron al atravesar Turquía camino a Grecia. En el último trimestre de 2015, el número de nuevos solicitantes de asilo se incrementó en más del 130%, en comparación con el mismo trimestre de 2014 y se mantuvo sin cambios con respecto al tercer trimestre de 2015. En términos generales, el número de personas que buscaron asilo procedentes de países no comunitarios en la UE-28 alcanzó 426 000 de septiembre a diciembre, tal como ha recogido Eurostat.

Solicitantes de asilo en 2015 (Azul). Fuente: Eurostat
Solicitantes de asilo en 2015 (Azul). Fuente: Eurostat

Los principales receptores de refugiados fueron Alemania, con más de 162 500 solicitantes (el 38% del total), seguido por Suecia (87.900 o el 21%), Austria (30.800 o 7%) e Italia y Francia (ambos con más de 23 500, el 6% cada uno). Estos cinco miembros de la UE acogen al 75% de los solicitantes de asilo. Se le concedió el asilo especialmente a los sirios (71.100, el 98% de los que lo pidieron), seguidos de eritreos (12.100 o 93%) e iraquíes (6.800 o el 80%).

En lo que llevamos de 2016, hasta 68.671 inmigrantes y refugiados han conseguido llegar a Europa por la ruta del Mediterráneo oriental (885.000 en 2015, cinco veces más que en 2014) más de 65.000 por la ruta de los Balcanes y 5.609 por el Mediterráneo central, principalmente desde Libia, según Frontex, la agencia de control de fronteras europeas.

Se trata de dos principales flujos: desde los Balcanes y desde Asia, a través de Bulgaria-Turquía o Grecia-Turquía para llegar a Alemania. Las llegadas diarias registradas en las islas griegas cayeron a poco menos de 2.000 en enero en comparación con casi 7.000 en octubre pasado. Pero Alemania está asumiendo la llegada de unos 3.000 inmigrantes diarios. El invierno está llegando a su fin: se prevé que en primavera repunten los flujos.

En la crisis que se desató mediáticamente en Europa el pasado verano, países como Austria se encontraron de pronto en el centro de la crisis migratoria europea, algo que parecía exclusivo de los países mediterráneos. No en vano, en agosto fueron hallados 71 refugiados muertos por asfixia en un camión al este del país centroeuropeo, cerca de la frontera con Hungría. Cuatro personas fueron detenidas relacionadas con la preparación del viaje. La imágen icónica del niño Aylan Kurdi muerto en la orilla de la costa turca supuso tal impacto mediático que por unas semanas la tragedia de la inmigración llegó a todas las televisiones del mundo.

Siguiendo a su familia, un niño camina solo por las vías del tren cerca del pueblo de Roszke, en la frontera entre Serbia y Hungría
Siguiendo a su familia, un niño camina solo por las vías del tren cerca del pueblo de Roszke, en la frontera entre Serbia y Hungría

¿Por qué Libia?

El principal puerto de salida ha sido Libia, desde donde han partido cientos de barcazas atestadas de inmigrantes: sirios (43%), afganos (12%), eritreos (10%), nigerianos (5%) y somalíes (3%).

Viajan a bordo de embarcaciones básicamente de dos tipos: neumáticas tipo zodiacs o bien barcas pesqueras con casco de madera. Así, en la ruta del Mediterráneo Central, miles zarpan desde los principales puertos de salida libios, ubicados al oeste de Trípoli, de localidades como Zawiya, Sabratha y Zuwara. Se dirigen allí porque no hay un gobierno fuerte que proteja las fronteras -puesto que tienen otras prioridades entre el caos general-, además de que tradicionalmente ha sido punto de encuentro de inmigrantes, apuntan los expertos consultados por este periódico. «El mismo Gadafi permitía la llegada masiva de subsaharianos como arma política frente a Europa», subrayó a ABC el especialista en Oriente Medio, Barah Mikail, de origen sirio.

De la multitud de rutas que conducen a Libia, según remarcan, hay dos diferenciadas, para sirios y subsaharianos. Los primeros tradicionalmente han optado por cruzar la frontera con Turquía, cuyo Gobierno ha facilitado más su tránsito, y de ahí se embarcan al país magrebí. Y los subsaharianos optan en su mayoría por un desplazamiento terrestre, a través de las porosas fronteras de los países vecinos de Eritrea y Somalia -especialmente a través de Sudán del Sur-, que son los principales focos emisores de la zona, explica el especialista de Fride.

Pero con la amenaza del autodenominado Estado Islámico (EI) en el Magreb tras los atentados de Túnez y las ejecuciones en Libia, el control fronterizo en países como Argelia o Egipto ha aumentado, según dijo a ABC la especialista en migraciones internacionales del Instituto Elcano, Carmen González. La última prueba: al menos 54 muertos -36 yihadistas, siete civiles y otros once efectivos de las Fuerzas Armadas tunecinas- murieron ayer en un enfrentamiento entre militares y yihadistas en la localidad de Ben Guerdane, en la frontera libio-tunecina.

Rescate de un cadáver en la costa de Libia
Rescate de un cadáver en la costa de Libia

Calais y el Eurotúnel

En esta crisis en la que la ola de refugiados vino acompañada en algunos puntos por un incremento de manifestaciones e incluso violencia xenófoba como en Alemania, países como Hungría, con la construcción exprés de una vaya fronteriza, incluso Reino Unido decidieron pasar a la acción.

Desde octubre y hasta la semana pasada las autoridades francesas iniciaran el desmantelamiento del campamento de refugiados «la jungla», en Calais, un total de 2.922 inmigrantes han abandonado esta localidad fronteriza con Bélgica, para ser reubicados en centros de acogida por todo el país, han informado este martes fuentes oficiales de la región.

Aunque la crisis del Eurotúnel azotó fuerte hace unas semanas, y ahora con el desmantelamiento, esta realidad llevaba coleando desde hace meses y años. Estos, generalmente, cruzan el Eurotúnel escondidos en camiones que van a embarcar en los transbordadores que cruzan la vía marítima.

Inmigrantes en Calais
Inmigrantes en Calais